París – Día 1: Comienza la aventura!

Bueno, antes de nada he de decir que esto del blog ha surgido sobre todo por mi próximo viaje (ya planificado) en el que cumpliré uno de mis sueños, cruzar el gran charco y visitar la Gran Manzana.

Pero mientras vamos dejando pasar los días (hasta el 21 de febrero no nos vamos) puedo ir narrando como fueron mis anteriores viajes, y así vamos haciendo boca, no?

En fin, lo cierto es que hasta el verano de 2006 puede decirse que no era una persona con mucho mundo, apenas había ido aquí o allí, pero cuando llego ese verano… todo cambió, y una vez que se empieza, es muy dificil parar, este es mi vicio, los viajes, casi tanto hacerlos como prepararlos.

Para nuestro “primer viaje” nos costó elegir un destino,
estuvimos barajando varias opciones, pero finalmente nos decantamos por París ( la ciudad de la luz, el amor, el glamour, etc.)

Cogimos los billetes de avión con la compañía Vueling (por internet, como no) a un precio bastante razonable, teniendo en cuenta que apenas los cogimos con un par de semanas de antelación.

El vuelo genial, no llegó a las dos horas, y nos pusieron un par de capítulos de Friends para pasar el rato, la verdad es que el avión estaba muy bien.

París nos recibió con mal tiempo (ooohhh), lloviendo, pero al salir del aeropuerto unos guiris que se iban ese día nos regalaron sus pases de transporte (¡¡para las 5 zonas!!) que aun tenían dos días de validez, así que de primeras no tuvimos que pagar nada por el tren y metro que nos tenía que llevar hasta el hotel.

Aquí os dejo un plano del metro de París para que le echeis un vistazo:

Hablando del hotel, no recuerdo el nombre, ni donde estaba exactamente (me suena que nuestra estación de metro era la de Riquet, aunque no me hagáis mucho caso), y ni siquiera hice fotos de él (con el tiempo he aprendido a subsanar ese error), pero recuerdo que era un hotelillo que nos salió muy económico, que estaba bastante bien (dentro de lo que cabía por ese precio) y sobre todo, que la señora de recepción era un encanto.

Total, que ¡ya estábamos en París!. Lo primero que hicimos fue acercarnos en metro hasta la Oficina de Turismo que estaba cerca de la estación de metro Pyramides, de hecho creo que se llamaba así y compramos un Paris Museum Pass para todos los museos, monumentos y demás que pensábamos visitar. Compramos el de 4 días y nos costó unos 40 euros, que como vereis según vaya avanzando el relato, amortizamos plenamente.

Ese día nos dimos la GRAN CAMINATA, sí, así con mayúsculas, porque con la tontería de que en el plano parecía que todo estaba aquí al ladito, andamos no se cuantos kilómetros.

Empezamos con nuestra primera visión de la Torre Eiffel, aunque de lejos, ya impresionaba. Por cierto, antes de nada, he de decir que como entre una cosa y otra ya eran más o menos las 16:30, comimos en el McDonald‘s de las Galerías Lafayette, porque no estábamos muy seguras de que nos fueran a dar de comer a esas horas en ningún otro sitio.

Después de esto nos acercamos hasta el Louvre para verlo por fuera, ya que lo visitaríamos en otra ocasión.

Y como aún no nos creíamos que estábamos realmente en París, decidimos seguir caminando por la orilla del Sena hasta la plaza del obelisco egipcio.

Creo que no es necesario decir que a mi personalmente poder ver el obelisco me encantó, aunque si por otro lado piensas que lo robaron de donde realmente debería estar…

Pues delante de esa plaza se encuentran los Campos Eliseos, y claro allá al fondo casi parece que puedes tocar el Arco de Triunfo, así que, ¿porque no acercarse ya hasta allí?

No se si os habréis dado cuenta, pero a estas alturas ya comenzaba a anochecer. Si calculamos que allá por agosto en París se haría de noche sobre las 20:30 (más o menos) y salimos de comer a las 17:00… ¡Llevábamos andando unas 3 horas y media! Que a 4 kilómetros por hora, con paradas y demás para hacer las pertinentes fotos, nos da la friolera de unos 12 kilómetros, así ya para empezar.

Finalmente decidimos coger el metro para acercarnos hasta la Torre Eiffel y verla de cerca, y de allí otra vez el metro hasta el hotel, porque como es obvio, estábamos muertas.

Anuncios

Un comentario en “París – Día 1: Comienza la aventura!

  1. Como dijo el Filósofo chino Lao-tsé :”Un viaje de mil millas comienza con el primer paso”. Paris fue nuestro primer paso para empezar a recorrer nuestras mil millas.sólo espero que los próximos pasos sean tan magníficos como los que dimos hasta ahora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s