París – Día 2: Una visita muy Real

Bueno, pues aquí estamos de nuevo, con el relato de nuestro segundo día en tierras parisinas.

Esta vez, aprovechando los billetes que tan amablemente nos regalaron en el aeropuerto, decidimos ir a Versalles, ya que caducaban ese día y cubrían el trayecto hasta la zona. Y allí nos plantamos en el palacio que como ya sabreis apenas está decorado, no tiene casi nada de oro, ni es pomposo ni nada por el estilo; y es que nuestro amigo el Rey Sol era un tío de lo más normal y campechano.

Estuvimos un buen rato recorriendo el palacio, incluyendo la famosísima sala de los espejos, que sin duda no nos defraudó.

Al salir decidimos coger el trenecito que por un módico precio (que no recuerdo y que nos salió más barato porque nos juntamos a un grupo de sevillanos, ya que si eramos más de 10 costaba menos), te podías subir y bajar en un par de paradas. Éste nos llevó Le Petit Trianon, que eran las posesiones de la reina Maria Antonieta (o Maritoñi, como la llamábamos nosotras) y que sin duda fue lo que más nos gustó de Versalles.

Dentro de estas posesiones se encomtraba el pequeño Templo del Amor, del que conseguí sacar una de las instantáneas que más me han gustado de todas mis visitas:

Ya por último, con los pies molidos, volvimos en tren a París, y nos acercamos hasta La Madelaine.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s