Italia – Día 2: Día de Renacimiento

Primer día en Italia, y en la agenda un montón de cosas por ver. Claro que como descubriríamos más adelante, en Florencia todo estaba a un paso, así que nos la recorrimos entera en un solo día.

Primero fuimos por la orilla del río hasta el conocido Ponte Vecchio, muy bonito con sus casas colgando, desafiando la gravedad durante años. Todas estas casas perteneces a joyeros, cuyas tiendas dan al interior del puente.

Al lado de este puente se encuentra la Galería de los Uffizi, y que nosotros vimos de pasada ya que pensábamos que no nos daría tiempo a recorrer todo lo que teníamos previsto si nos parábamos demasiado a contemplar sus innumerables obras de pintura italiana; aunque si vais no os perdáis El Nacimiento de Venus y, sobre todo, La Primavera, ambas de Boticcelli.

Seguimos callejeando, entre un montón de preciosos edificios hasta la plaza donde se encuentra el Palazzo Vecchio, construido en el siglo XII y que no es que sea especialmente bonito, no como las construcciones renacentistas que abundan en esta zona, pero tiene a su alrededor un montón de reproducciones de esculturas de la época, incluida la del David de Miguel Ángel, que originariamente se encontraba aquí.

Cuando conseguimos sacar algunas fotos evitando a la marabunta que estaba en la plaza, nos fuimos hasta el Duomo (Santa Maria del Fiore), esa maravilla arquitectónica que ideo Brunelleschi. Una cúpula que alcanza los 100 metros en su interior, unas dimensiones que para la época eran descomunales.

Es curiosos como en cada región de Italia se desarrolla un tipo de arquitectura diferente. Ésta, sin duda, puede calificarse como la más preciosista y colorida, con sus mármoles de diferentes colores cubriendo las fachadas de los edificios más importantes de la ciudad.

Tras entrar en el Baptisterio, con su pequeña cúpula decorada de mosaicos dorados, y comer nos dirigimos en autobús al Piazzale de Michelangelo, una plaza (con una nueva réplica del David) a la otra orilla del río Arno, con una posición elevada sobra la ciudad, desde la que se pueden sacar muy buenas fotos.

Muy cerca de esta plaza, se encuentra la pequeña Chiesa di San Miniato al Monte, un lujo románico entre tanto renacimiento.

Tras coger nuevamente un autobús que nos bajó otra vez a la orilla del río, y como aún nos quedaba bastante tarde por delante, nos acercamos hasta la Basílica di Santa Croce, muy cerca del hotel, en la que podemos encontrar los monumentos funerarios de dos ilustres florentino: Miguel Ángel y Galileo Galilei.

En sus escaleras nos comimos nuestro primer helado en Italia, para acabar un día ajetreado e intenso y en el vimos casi toda Florencia.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s