Francia – Día 11: Traspasando el ecuador

Comenzaba un nuevo día, soleado siguiendo la tónica de la alternancia, y teníamos planeados ir hasta el Castillo de Villandry, del que había leído que sus jardines eran de lo mejor que se ve por la zona.

La entrada como también venía siendo costumbre nos salió más barata gracias a los cupones de descuento que nos había mandado la página web de Gités de France, así que con lo que nos ahorramos cogimos unas audioguías.

Quien sabe si fue por el día tan bueno que nos hizo, porque el sitio es realmente maravillosos, que lo es, o porque ya estábamos bien entrenadas en esto de hacer fotos, pero creo que de todas las que hicimos aquí no borramos ninguna… ¡es que salíamos tan guapas!


Para empezar parte de los jardines están formados por huertos, así que nunca unas berzas, pepinos o lechugas me parecieron tan artísticos. También hay una zona que representa a los diferentes estados del amor, o al menos eso nos explicaban nuestras calculadoras parlantes (audioguías) y bueno, no somos quien para llevarles la contraria, así que a derrochar amor…

Y también nos divertimos en la zona para los más pequeños, con sus columpios y un laberinto de arbustos de lo más típico.

Una vez que vimos los jardines y el castillo por dentro, que por cierto no tiene nada destacable en su interior, cogimos el coche y nos dirigimos hacia Tours, una de las pocas ciudades que visitamos en este viaje.
No sin antes hacer una paradita en el camino para comer, y si, tengo un documento gráfico que lo certifica.

Pues una vez en Tours lo primero que hicimos fue acercarnos hasta la catedral, que personalmente, y perdón si ofendo a alguien, a Janire se que si, es lo más feo que he visto en mi vida. Me recordaba un poco a la casa de Sara Montiel, como si hubieran puesto en ella todos los adornos que se podían poner en la época. Al menos por dentro mejoraba, pero es que por fuera… puf barroquismo puro y duro. Demasiado para mi, sobre todo después de haber estado en Saint-Michel.

Paseando por la orilla de su río fuimos viendo distintas cosas, como una escultura de Descartes, ya que al parecer esta era su ciudad de origen, o al menos eso entendimos.

Lo cierto es que no tiene mucho para ver, y callejeamos un poco mapa en mano.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s