Francia – Día 18: Piedras y arena

Se iba acercando el fin de las vacaciones y no sabíamos si lo notaban más nuestros cuerpos u nuestras mentes, porque llegadas a este punto, todo el cansancio empezaba a acumularse y en nuestra agenda cada vez había más huecos para el relax.

Como el sol decidió acompañarnos ese día nos fuimos hasta Narbonne, a ver como eran las playas de ese lado del Mediterráneo, no sin antes parar en la propia ciudad para ver un poco de su centro histórico.
Bueno más bien de su catedral , porque poco más vimos, ya que entre las ganas que teníamos de darnos un baño y que no parecía haber mucho más… y como ya teníamos hambre nos fuimos hacía la costa a comer.
La playa era kilométrica, de esas que les gustaría a mis padres, bueno o no, porque en sus paseos, de donde a donde irían (¿?)
Fue un día tranquilo, en el que después de recoger todos los bártulos pasamos por un súper para unas compras de última hora y a casita a descansar.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s