París 2010 – Día 1: Jornada de trenes, escaleras y jardines

** Relato de Ana **

El viaje estaba programado con salida en Hendaya a las 22:15 y llegada a París a las 7:15. El viaje estuvo bien, las literas son bastante cómodas (viajábamos en primera), aunque la almohada podría mejorar. Mi compañía en el vagón fueron unos simpáticos andaluces, Marian y Marivi no tuvieron tanta suerte y les toco un señor que según las damnificadas roncaba una barbaridad…

Cuando llegamos a París al principio fue un poco despiste… ¿hacia donde tiramos? Pero en cuanto nos situamos, en seguida supimos para donde tirar. Lo peor fue subir y bajar escaleras por el metro arrastrando las maletas, que pesaban como os podéis imaginar lo suyo.

Intentamos coger el pase Navigo, pero en la taquilla nos informan que no se puede coger hasta el día siguiente ya que es válido de lunes a domingo, y como nosotras llegamos un domingo solo nos serviría para ese día…Así que cogemos un t+ que son diez billetes sencillos para movernos ese día por París.

Llegamos al apartamento cansadas y agobiadas por todo el tema de las maletas y las escaleras del metro, claro como aquí estamos acostumbradas a que todas tengan sus escaleritas mecánicas… nuestra parada era Grands Boulevards, por cierto. Como os decía, estábamos muy quemadas, pero el recibimiento de la madre de Samantha (dueña del piso), fue especialmente bueno, y la primera impresión del apartamento, espectacular.

El apartamento era tal y como nos lo esperábamos

La señora nos dio información, toda en ingles, claro, ya que no hablaban otro idioma, de cómo llegar a los sitios y demás… Un 10 para ella. Decir que el apartamento es tal y como se ve en las fotos, que es supertranquilo por que da a un patio interior por ambos lados y no se oye nada por la noche,pero a la vez está en una zona con mucho movimiento, sobre todo de restaurantes y cines por la noche.

Una vez ya situadas, y repartidas las habitaciones, nos refrescamos un poco (qué calor se pasa en el tren…) y nos cambiamos de ropa, nos fuimos hacia el metro y de allí a la estación de tren Invalides para ir hasta Versalles.

Bienvenidos/as a mi humilde hogar

Ya en el palacio buscamos la ventanilla de recogida de tickets comprados por internet (tienen una asignada específicamente para esto) pero estaba cerrada, así que preguntamos y nos mandaron derechitas a la entrada con los justificantes de compra, con lo que nos ahorramos la larga cola que había para coger las entradas en las taquillas. Una vez dentro, cogimos las audioguías, que van incluidas con la entrada y fuimos visitando poco a poco sus diferentes cámaras y estancias.

La sala de los espejos, por fin completamente restaurada

Yo, por fin, pude ver la Sala de los Espejos restaurada por completo ¡a la tercera va la vencida! porque las dos veces anteriores tenía algún tramo tapado por las obras. Tras pasar por todas las salas, y yo mientras comentándoles lo recordaba de mis anteriores visitas, salimos a los jardines, que no lucían mucho después del duro invierno; además las fuentes estaban apagadas y medio congeladas.

En invierno no luce igual, pero aún así...

Decidimos coger el Petit Train (da la vuelta a los Jardines y tiene distintas paradas, te puedes subir y bajar en la que quieras hasta llegar de nuevo al palacio) y nos dirigimos al Grand Trianon. Lo visitamos y cogimos de nuevo el trenecito para ir al Petit Trianon o a los aposentos de Maritoñi, según mi opinión es por lo que merece la pena ir a Versalles y así me lo comentaron también Marian y Marivi, a las que les encantaron las casitas y los animales.

Nos lo pasamos pipa con los animalitos

Se lo imaginaban todo en primavera, todo lleno de flores y frutos… De ahí cogimos nuevamente el trenecito para ir hasta la entrada. Y volver a París que en el palacio ya habíamos acabado.

Salimos en la misma estación para comprar los pases de museos en la Oficina de Turismo que hay junto a ella. Cogimos un Paris Museum Pass de dos días, para cada una de nosotras, excepto para Unai, que al ser menor de 26 años entra gratis en todos lados.

Obviamente les sacamos mayor rendimiento, y es que sólo tienes que poner con un boli tu nombre y fecha desde la que empiezas a utilizarlo, y allí nadie se encarga de comprobar cuanto tiempo llevas utilizándolo… vamos que cambiamos la fecha un par de veces y los usamos durante toda la semana.

Para cuando buscamos un sitio para comer ya eran la 16:00 o así, así que obviamente no fue nada fácil así que finalmente, ante la desesperación de nuestros estómagos, nos tomamos unos cafés con unos donuts y una tarta de chocolate en un Starbucks.

Ya en el apartamento, después de un día completito

De vuelta al apartamento buscamos un super para hacer unas compritas para la cena, que consistió en unos bocatas, y a dormir…

Gastos del día:

  • t+ –> 11,60 €
  • Billetes de tren i/v Versalles –> 2,95 x 6 = 17,7 €
  • Pases de Museos 2 días –> 32 x 4 = 128 €
  • Pilot Frixion (para nuestras trampitas, lo compramos aquí) –> 2 €
  • “Comida” en el Starbucks –> 19,80 €
  • Compras para el apartamento –> 16,40 €
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s