París 2010 – Día 8: La Odisea del regreso y conclusiones del viaje.

Nuestro tren salía a las 7:15, así que tuvimos que levantarnos muy prontito, para llegar con tiempo a la estación. Esta vez lo cogíamos en la de Montparnasse, y en principio todo parecía que iba a las mil maravillas.  Nos situamos en nuestros asientos de 1ª clase (pillamos una oferta en la que nos salían más baratos que los de 2ª) y durante un buen rato fuimos leyendo, echando cabezaditas o lo que cada uno eligio para pasar las 5 horas previstas de trayecto.

Pero cuando llevábamos unas dos horas, comenzaron a decir por megafonía que por problemas meteorológicos (fue el fin de semana de la famosa ciglogénesis explosiva) íbamos a sufrir retrasos, fuimos parándonos a ratos y más lento de lo normal, pero bueno, nos lo tomamos como gafes del oficio.

Pero cuando llegamos a Burdeos resulta que nos dicen por megafonía (todo ello en Francés, claro) que hay que bajarse de ese tren y montarnos en otros y bla bla bla… y nosotros claro, corre, coge las maletas bájate del tren que encima estábamos en los últimos vagones y cuando llegamos al otro, resulta que va literalmente hasta los topes, con gente teniendo que ir de pies y amontonada donde se llevan las maletas… y nosotros que no entramos ya.

Este fue nuestro "kit de supervivencia" del que solo me comí las galletitas… qué malo estaba!

Allí no nos dan ningún tipo de explicación y lo único que hacen es decirnos que esperemos al siguiente y nos traen unos kits de comida. Para cuando lo hicieron ya eran las 14:00 y hacía media hora que deberíamos haber llegado ya a nuestro destino. Pero ahí no acaba el desastre.

Resulta que llega nuestro tren, y vuelve a estar a tope, con lo que nos tenemos que montar en cualquier vagón (todos los billetes de estos trenes son numerados) y como no hay sitios libres nos toca viajar con las maletas, sentados encima de ellas o de pies, y nadie se molestó ni en decirnos nada (pasaron los revisores mil veces por nuestro lado) ni en buscarnos unos asientos.

Nuestro amigo el revisor tras la puerta, y nuestras "butacas" de 1ª clase

Ya cuando estábamos hasta los huevos, hablando mal y pronto, en una de las paradas que hacía un revisor se nos enfrentó cuando le protestamos, diciéndonos que Así se hacían las cosas en Francia! y que allí mandaba él!. Fue esperpéntico. Y para rematar la jugada, cuando llegamos a Hendaya pedimos una hoja de reclamaciones, que consiste en un sobre donde tu metes tu billete (ni siquiera te hacen una copia para que tu guardes un justificante, así que me imagino qué pasará con ellos) y el mismo chico de la ventanilla nos dijo, que las reclamaciones a su empresa se la traían al pairo.

Indignados y cansados, cogimos los coches para volver a casa. Ya aquí hemos puesto sendas reclamaciones en la oficina del consumidor, y aún estamos esperando que nos digan algo… pero vamos, pasará mucho tiempo hasta que vuelva a coger un tren por Francia. Y ahora que ya me he desahogado, jeje, vamos con las conclusiones del viaje.

Una vez más, París me encantó. Tienes tantos sitios para ver y tantas cosas distintas que hacer, que es imposible que no te guste. Aunque sólo estés dispuesto a callejear, podrías pasarte días haciéndolo y disfrutar de sus calles, su ambientes, sus miles de edificios históricos…

Podría pasear días y días por París y seguir descubriendo cosas nuevas

Si me tengo que quedar con algo en especial, me quedaría precisamente con eso, con el día que paseamos por el barrio Le Marais, entre un sinfín de edificios con mucha Historia por dentro y por fuera. Y me quedaría también con Montmartre si no fuera por el agobio de que te persigan para hacerte un retrato que no has pedido, si pudieses pasear con tranquilidad por donde habitaron tantísimos artistas…

Montmartre sigue conservando aún ese ambiente bohemio

Comimos muy bien y ya veis que buscando un poco se encuentran sitios con precios razonables, lo que sí es caro es “tomarte algo”, y las bebidas, que se pasan una barbaridad con los precios, pero siempre podéis pedir agua del grifo, o buscar un menú que incluya la bebida.

Buscando un poco es posible comer bien y barato en París

Gastos del Viaje:

  • Billetes de tren Hendaya-París –> 480 €
  • Alojamiento 7 noches en París –> 630 €
  • Transportes internos(tren, autobús, metro, etc.) –> 239,10 €
  • Alimentación (comidas, cenas, vicios, etc.) –> 540,4 €
  • Entradas y pases –> 455,95 €

Total para 5 personas –> 2345,45 € (469,09 € por persona)

Anuncios

4 comentarios en “París 2010 – Día 8: La Odisea del regreso y conclusiones del viaje.

  1. Pues sí, la verdad es que se te queda un poco mal sabor de boca al volver del viaje, precisamente porque es el recuerdo más reciente que tienes… pero ahora ya pasado el tiempo me quedo con haber vuelto a París, y con la sensación de querer volver otra vez!

    Gracias por pasarte por aquí una vez más, un saludo

  2. Sus comentarios son de gran interés y sirven para buscar distintas alternativas al visitar París por primera vez..Aunque personalmente al visitarlo me encantó y creo que es de esos lugares que uno nunca se va a cansar de visitarlo y de encontrar lugares interesantes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s