Galicia 2010 – Día 4: Una visita al santo en año Xacobeo

Una vez más nos levantamos sin prisa. Hemos decidido no ponernos despertador y que cuando nos lo pida el cuerpo tirarnos de la cama. Que al final también hemos venido para descansar, no quiero tener la sensación de necesitar unas vacaciones después de haber cogido vacaciones, no se si me entendeis…

Mientras desayunábamos hemos decidido el plan del día, primero ir a comer a Curtis, a Casa Pepitin, el mejor pulpo del mundo, o al menos el que a mi más me gusta. Entramos en el bar y sólo había unos lugareños que nos miran con cara de: qué hacen estos turistas por aquí, jeje.

Mmmmm … pulpo!!

La verdad es que no sabíamos si ni siquiera servirían pulpo un día normal como hoy, pero por suerte, parece que pulpo tienen todos los días. Mmmm que rico estaba! Nos hemos zampado cuatro raciones acompañadas de un buen pan.

De ahí nos hemos ido a Santiago (hay unos 40 min.) que claro, como es año Xacobeo estaba a tope de gente, y de peregrinos. Y además nos ha llovido, así que podría haber estado mejor la visita, pero bueno… Hemos dejado el coche en el parking de San Clemente. Que está a 3 minutillos de la Catedral y hacia ella nos hemos ido directamente.

La Catedral de Santiago… sigue espléndida, pero una restauración no le vendría mal

Como siempre hemos buscado primero la Plaza del Obradoiro, es la fachada más representativa del edificio, y por la que nosotras siempre solemos entrar cuando vamos allí. Los edificios que rodean la plaza bien merecerían un comentario aparte, pero todo el mundo que acude a ella, lo hace por la fachada de la Catedral.

Se construyó para proteger el Pórtico de la Gloria de las inclemencias del tiempo, y en cierto modo le ha robado parte de su protagonismo. Subimos sus escaleras mientras nos deleitamos con algunas de sus esculturas, no sabemos muy bien donde posar la vista ante tanta figura, entre el apostol, sus discípulos, santos, ángeles, etc. Por suerte tiene unos grandes ventanales que iluminan la fachada románica interior.

Colas… muchas colas para entrar

Aunque hoy no nos han dejado entrar por ahí, tenemos que dar la vuelta y entrar por Platerias o por la de Quintana, así que damos media vuelta, nos preguntamos porque no ponen el cartel de cerrado antes de subir las escaleras, y nos vamos buscando un lugar por el que entrar. La decisión es fácil de tomar, la de Quintana es llamada la Puerta Santa, ya que por ella entran los peregrinos para abrazar al Santo y hay una cola… siempre hay mucha gente, pero siendo año santo el número de visitantes crece exponencialmente, así que como nosotros no tenemos intención de hacer semejante cola… nos vamos hacia la otra puerta.

Cuando entramos, podemos ver que casi hay tanta gente dentro como fuera, es un poco agobio visitar la Catedral en estas fechas, pero bueno, al menos elegimos el sábado, que seguro que el Viernes Santo, o mañana, Domingo de Resurrección hay más gente. Por dentro la Catedral es la típica gran iglesia de peregrinación.

Para mi por dentro pierde parte de su magia...

Con planta de cruz latina, un gran crucero de 70 metros, una girola entorno a la capilla del santo y tribuna por encima de la nave central. Es principalmente renacentista, lo cual agradezco, aunque ha sido sutilmente remodelada en otros periodos. Uno de los símbolos del edificio es su enorme botafumeiro, es un incensario gigante y que sólo se puede ver los días de misas mayores, ya que normalmente es sustituido por uno menor. Si yo me mareo cuando se queman un par de palitos de incienso juntos, con este a pleno rendimiento me da un chungo de semana y media, lo menos. Así que nunca he estado mientras lo sacaban a pasear.

Santiago es una gran ciudad para pasear

Salimos por el lateral del claustro, donde hay muchas tiendas de souvenirs, y callejeamos un poco por el casco antiguo. Hay muchos rincones con encanto escondidos entre arcadas, plazas y recodos de iglesias, pero el día no ha dejado que los disfrutáramos como se merecía, así que después de hacernos con unos regalitos para llevara casa, nos hemos metido en una café a tomarnos un chocolate con churros… jeje esto casi se está convirtiendo en una tradición en nuestras visitas a la capital gallega.

Churros y chocolate… no podían faltar en nuestra visita a Santiago

Tomado el tentempié pertinente, recogemos nuestros traseros y nos vamos a hacer unas compras a un super que nos pilla en el camino de salida, y después a tomar algo al bar París de Oza, mientras veíamos el partido… que en realidad, para lo que hemos visto… en fin, qué se le va a hacer.

Gastos del día:

  • Comida en Casa Pepitin –> 39 €
  • Parking Santiago –> 2,70 €
  • Piskolabis (chocolates y Coca-cola) –> 9,40 €
  • Compras en el super –> 9,50 €
  • Refrescos en Oza –> 8,70 €
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s