Costa Azul – Día 6: Mónaco ¡here we go!

Bueno, pues otro día que se va… este ha sido uno de los que más esperábamos… Mónaco!!!! Hemos disfrutado como enanas haciéndonos miles de fotos en todos esos sitios que has visto tantas y tantas veces.

Comenzamos levantándonos relativamente pronto para no pillar mucho tráfico al entrar y aún así ya había bastantes retenciones, después nos costo la vida encontrar un parking, pero en una corazonada decidimos tirar hacia arriba y Oooooooohhhhhh!!!! por aquí pasan los formula 1!!!

El Gran Casino de Monaco

Dejamos finalmente el coche en el parking Place du Casino, un lugar genial como punto de partida ya que lo primero con lo que te encuentras es el Gran Casino, ese lugar poco lleno de millonetis y coches de lujo. Vamos que no te da nada de envidia pasear por allí… que aburrido tiene que ser no tener nada mejor que hacer que irte al casino a derrochar el dinero… 😀

Bueno dejamos de hacernos ilusiones y nos fuimos por la Avenida Spelugues hasta la mítica curva Loew, cuantas veces habremos visto pasar por ahí a los formula 1 a “toda pastilla”? Esta bien comprobar que en los pianos, que siguen aquí todo el año, las huellas de las gomas se graban “a fuego”

En la mítica curva Loewe

Seguimos bajando la calle hasta el Jardín Japonés, un precioso reducto de paz con muchos de sus materiales traídos expresamente del país del sol naciente, ahí es nada…

Transportadas a Japon por un segundo...

Al ladito mismo de los jardines está el también mítico túnel donde Ralf Sumacher le hizo a Alonso irse contra el muro, se puede cruzar a pie, así que te haces una idea de lo estrecho que es y de lo que supone atravesarlo a 300 km/h. Continuamos caminando por el puerto y alucinando con los “pepinazos” que tiene ahí los monegascos… vayas txalupas que se agencian, la mayoría con más metros cuadrados que cualquiera de nuestras casas, jejeje

A qué velocidad dices que pasan por aquí?

Pero nosotras aún no teníamos suficiente, así que nos montamos en el Bateau Bus que atraviesa el puerto para ir hasta el otro lado y por ahí caminamos un ratillo a la orilla del mar, pasando un poco de envidia viendo a la gente bañarse, ya que nosotras pensábamos que no habría playa y no llevábamos bañador… para la próxima ya lo sabemos.

Viendo el agua con ese increíble color daban ganas de bañarse...

Subimos por las escaleras mecánicas que dan al Oceanográphic, que es conocido sobre todo porque en el trabajaba Jaques Cousteau y que es un edificio francamente espectacular si lo ves desde el mar, ya que se encuentra literalmente pegado a un acantilado.

Oceanográphic donde trabajaba Cousteau

Pero nosotras lo que íbamos buscando era el trenecito turístico que te da una vuelta por la ciudad, en unos 40 minutos recorres los lugares más típicos y así si te gusta alguno pues ya lo único que te queda es buscarlo en el mapa, e ir hasta él. A nosotras nos sirvió para darnos cuenta de que ya habíamos visto casi todo.

Incluso nos encontramos con el famoso pulpo Paul

Para cuando acabamos el recorrido ya eran las tres y media así que tocaba ir a comer, estuvimos mirando sitios por la zona y el que más nos convenció fue el restaurante l’Express, uno de tantos que hay en esas callejuelas entre la Catedral y el Palacio de los Grimaldi. Por cierto, en la Catedral entramos antes ya que nos pillaba de camino. Es aquí donde celebran las bodas los principitos, y también es aquí donde está enterrado Rainiero III.

En la Catedral está enterrado el fallecido Rainiero II

Después de comer hasta reventar, cada una eligió un plato y a parte compartimos una ensalada; fuimos a ver el Palacio y sobre todo las espectaculares vistas que hay desde ese punto tan elevado de la ciudad… lugar imprescindible si es que vais alguna vez al principado.

Increíble las vistas de "todo" el principado

Después de esto, consideramos que ya no teníamos nada más para ver, aunque seguro que nos hemos dejado unas cuantas cosas, que ya veremos si acaso en otras visitas, y nos cogimos un autobús desde el puerto hasta donde habíamos dejado el coche, pero antes de recogerlo del parking había que darse un poco al vicio que con tanto casino… 😉

Vamos a echar unos vicios….

Pensábamos ir hasta Antibes para ver anochecer y tomarnos algo por allí, pero para cuando llegamos estábamos tan cansadas que solo nos apetecía ir a cenar algo y retirarnos a nuestro alojamiento, así que encontramos un Mac Donald’s que estaba bastante cerca, y allí que nos metimos…

Por cierto a ver si toman nota por allí, de las máquinas automáticas en las que pides sin esperar cola, y sobre todo del hecho de que oferta servírtelo a la mesa… Ya derrotadas y con las baterías de las cámaras gastadas, nos fuimos hasta les Bugadières para hacer las maletas … otro sitio que hemos abandonado ya…

Gastos del día:

  • Autopista –> 8,40 €
  • Billetes Bateau Bus –> 4 €
  • Tickets tren turístico –> 28 €
  • Comida en l’Express –> 80,30 €
  • Billetes autobús –> 4 €
  • Parking –> 13,00 €
  • Cena Mac Donald’s –> 30,50 €
Anuncios

3 comentarios en “Costa Azul – Día 6: Mónaco ¡here we go!

  1. Hombre M.C. tanto como playa no diría yo, jeje. Son más bien unas gradas que han hecho que dan directamente al mar, y claro cuando ves allí a la gente ese color de agua que te llama siempre para darte un chapuzón y tu estás ahí que no has llevado nada para la ocasión… pues yo sin dudarlo la próxima vez que vaya me doy un bañito… aunque, eso sí, no esperes encontrar arena ni nada por el estilo…

    Ines.tables, gracias por el comentario y siéntete aquí como en tu casa… jajaja

    Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s