Costa Azul – Días 9 y 10: Etapa de transición y vuelta a un lugar maravilloso

Madre mía lo que me ha costado escribir esta última etapa, no? Bueno en realidad son dos etapas en una porque el día 9 lo dedicamos exclusivamente a ir desde La Ciotat hasta el alojamiento que teníamos en Montréal, muy cerquita de Carcassone, y pasar la tarde en la piscina, se trataba de el Domaine de la Petite Tour, un lugar encantador perdido en medio del campo… y al que, si alguna vez vuelvo a Carcassone, que seguramente volveré, no dudaría en volverlo a elegir como base.

En nuestro pequeño remanso de paz junto a Carcassonne

Después de un día de descanso, acometimos nuestro último día del viaje con fuerzas renovadas y nos fuimos desde la mañana a visitar Carcassone, como ya habíamos estado Ana y yo anteriormente sabíamos exactamente donde aparcar para visitar mejor la Cité Médiévale, que son los parkings que están junto a la Porte Narbonne, un lugar impresionante por el que comenzar y en el que ya te haces una idea de lo que te vas a encontrar en el interior de sus murallas.

En la Porte Narbonne

Otra cosa que teníamos clara es ir a ver el castillo antes de nada para no encontrar demasiada gente en su interior, que ya la había, así que vamos a comprar las entradas y pa’dentro.

Es, probablemente, el castillo medieval mejor conservado

Qué decir del castillo que no dijese ya en mi viaje anterior, es probablemente de los castillos que estén mejor conservados y restaurados y pasear por su interior de transporta a otras épocas y es difícil no dejar volar tu imaginación cuando estás allí.

Con un millón de sitios para hacer buenas fotos

Hicimos un montón de fotos aquí y allí y aunque no tuvimos ninguna prisa en recorrerlo me pareció que tardamos bastante menos que cuando estuve hace un par de años… no se si sería una apreciación mía, o que realmente había alguna sala cerrada y que por eso tardamos menos…

Un rincón muy cuco

Cuando sales del castillo, o antes de entrar vamos, hay unas vistas geniales para hacerte una foto en un rinconcito a la izquierda del mismo, a la derecha si tienes la puerta de entrada de frente, que no te puedes perder. Nos dedicamos el resto de la mañana a callejear un poco mientras íbamos mirando tiendas… un mogollón de tiendas, por que si algo tienes dentro de las murallas es un millón de chiringuitos en los que dejarte los dineros… antes de comer lo que hicimos fue verlas prácticamente todas y dejamos las compras para la tarde cuando ya nos fuéramos hacia el coche.

Además de la Basilique St Nazarie que se ve espectacular desde las ventanas del castillo y también a pie de calle, la plazuelita donde está el Hotel de la Cité me encanta, guarda toda la magia de la Edad Media, y es probablemente uno de mis sitios favoritos de los que he visitado.

Hotel de la Cité

Después del paseo ya hemos hecho hambre suficiente como para ir a comer, así que tras barajar unos cuantos sitios nos quedamos finalmente con el menú de uno de los muchos restaurantes que hay en la Place Marcou, son todos bastante similares de precio, así que solo hay que acertar con el que te sirvan los platos que más te apetezcan. Nosotras elegimos La Girouette, ya que de los platos que ofrecían nos gustaban a las cuatro y estaba bastante bien de precio.

La Girouette un buen restaurante, uno de tanto que hay en la plaza

Tras hartarnos de comer un primer plato y un segundo, casi todas pedimos ensalada y lasaña, y hacer que bajara más o menos con un buen postre, nos fuimos, esta vez sí, a quemar las tarjetas…

Bolsas, bolsas y más bolsas… ¿como vamos a meter todo en el coche?

Estuvimos un buen rato hasta que todas compramos lo que quisimos, y bueno con todas las bolsas en la mano y pensando como íbamos a meter al día siguiente todo en el coche junto con las maletas nos fuimos hasta el Lac de Cabayère, conocido como la playa de Carcassonne.

No había mucha gente, a pesar de ser sábado, igual porque ya era por la tarde o porque el día no estaba del todo soleado, pero la temperatura era perfecta para darse un chapuzón y gracias a ello me traje el souvenir más exótico de todo el viaje, una increíble picadura de una mosca negra, que según la sentí parecía que me había mordido algo… increíble.

Un chapuzón del que me llevé un "recuerdo imborrable"

Total que se me empezó a poner eso hiperrojo y ya una vez en casa busqué qué era lo que me había picado y resultó ser la mosquita viuda esa… maldita sea. Que sepáis que aún hoy, y ya hace más de dos semanas que me picó, todavía tengo un buen ronchon que atestigua tan insigne momento, aunque eso sí ya va perdiendo poco a poco color y ya no me molesta, pero vaya gracia… Después del desagradable incidente decidimos recoger los bártulos e irnos hacia nuestro apartamento para hacer las maletas por última vez, ya que al día siguiente partíamos definitivamente hacia casa… Ooooooohhhhh!

Gastos del día:

  • Llenar depósito gasolina –> 66 €
  • Comer día 9 en centro comercial –> 54,60 €
  • Compras para apartamento –> 24,75 €
  • Parking en Carcassonne –> 6,00 €
  • Entrada al castillo –> 8,50 x 4 = 34 €
  • Comida en La Girouette –> 62 €
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s