West Coast – Días 5, 6 y 7: El Gran Cañon I·M·P·R·E·S·I·O·N·A·N·T·E, Antelope Canyon E·S·P·E·C·T·A·C·U·L·A·R y Monument Valley C·I·N·É·F·I·L·O

Si la anterior etapa aglutine dos días en uno, en esta pues 3, para que no os canséis al darle al botón de “Entradas más recientes”. Hemos tenido bastantes problemas para conectarnos estos días, iba lentísimo, así que me desesperaba colgando fotos y demás. Comienza este relato el día 5 de nuestro viaje, cuando fuimos a desayunar en nuestro hotel en Kingman, el desayuno no estaba mal, quizá poco variado, pero bueno, siempre encuentras algo que llevarte a la boca 😉

Desayuno en el Best Western de Kingman

Hicimos el check-out y pusimos rumbo hacia uno de los platos fuertes del viaje, el Gran Cañón. Pero antes, fuimos recorriendo algunos de los pocos kilómetros que quedan de la mítica ruta 66, lugar de peregrinación de multitud de moteros con los que nos fuimos encontrando por el camino.

La famosa Ruta 66… buena música, compañía agradable y kilómetros por recorrer

Paramos en la Hackelberry General Store, un sitio que ha perdido un poco su magia de lugar de los cacharros, para dejar paso a una tienda de souvenirs, el business es el business, pero que aún tiene el tablón con el mapa para marcar de donde proceden sus visitantes, y dejar tu huella en aquel lugar.

Nosotras también dejamos nuestra huella, aunque nos entraron más ganas de dejar el panel limpio

También paramos en Sellingman, otro típico pueblo de la 66 que se ha volcado hacia el turismo y tiene un aire kitsch, pero en el que te puedes encontrar al singular Mate de la película Cars, por ejemplo.

En Sellingman podéis hacer una visita a Mate

3 horas, más o menos, después estábamos a las puertas de nuestro primer Parque Nacional pagando el Pase Anual, que nos valdrá además para otros parques.

El Gran Cañón es desde cualquier sitio que lo veas, impresionante

Vas atravesando una carretera llena de vegetación y bastante poco poblada de coches en nuestro caso, y para cuando te quieres dar cuenta, como salido de la nada aparece ante tus ojos esa enorme abertura en la tierra.

Miles de fotos se pueden hacer en cada View point

Aún aguantándonos las ganas de acercarnos a verlo, fuimos hasta nuestro hotel, el Maswik Lodge y nos dieron una habitación en una de las cabañitas, muy correcta y bastante mejor de lo que me esperaba, la verdad. Y como llevábamos más hambre que el perro de un ciego, montamos el picnic en la propia habitación.

Nuestra cabaña y Ruyo en el Maswick Lodge

Pero después llegaba el gran momento, cogimos dos autobuses, primero el de la linea Blue, y luego el de la Orange, hasta Mather Point, y ahí comenzamos a “flipar” jajaja. Los botones de las cámaras echaban humo.

Me durará la batería de la cámara todo el día a este ritmo?

Aquí pude corroborar que debe encontrarse la mayor población de fotógrafos por metro cuadrado del planeta, ya que cada vez que intentábamos hacernos la mítica auto-foto, aparecía alguien de la mano que nos cogía la cámara para hacérnosla, obviamente poniendo en ella toda su destreza y control de las luces y sombras, etc. jajaja Fuimos caminando hasta Yavapai Point, haciendo fotos sin parar, subiendo aquí y allí, bajando por el otro lado… en fin, lo que viene siendo lo normal en estos casos, no dejando que nada se escapase a nuestras memorias ni a la de nuestras cámaras.

Jelou!! Estamos aquí!!

Volvimos a coger aquí el autobús de la línea Orange, el de la Blue, y además enlazamos con el de la línea Red para ir hasta Hermint Rest , que con la tontería nos sirvió justo justo para ver un rato ir a los baños, rellenar nuestras botellas de agua, y coger de nuevo el autobús hasta Mohave Point para ver la puesta de sol.

El sol ya empezaba a ponerse...

La única pena fue estar acompañadas de tanta gente, y sobre todo de tan habladora 😀  Aunque, sin duda, fue uno de esos momento mágicos que será imposible de olvidar.

Ver ponerse el sol sobre el Gran Cañón… una de las imágenes que guardaremos en nuestra memoria

Lo que nos costó bastante, fue encontrar un bus que nos llevara de vuelta, porque todos venían llenos, así que ya siendo noche cerrada y cuando casi pensábamos que nos quedaríamos allí hasta el día siguiente 😀 , fuimos a cenar al Maswik Pizza Pub… una pizza claro.

Una Meaty Pizza, super-rica

Aunque tardaron la vida en traérnosla. De hecho el cocinero se acerco al vernos remover por enésima vez las cocacolas con la pajita, a preguntarnos qué habíamos pedido. Finalmente nos la sirvió él mismo en la mesa, cuando lo normal era irlas a buscar a la barra, y mmmm estaba riquísima.

Una Meaty Pizza, por cierto. Ya cansadas, entre las horas en coche, el ir de un lugar para otro, intentar hacernos fotos, que nos cogieran en algún autobús, etc. Nos fuimos a nuestra cabañita a descansar porque al día siguiente pensábamos levantarnos para ver amanecer.

Esto es lo que nos encontramos cuando salimos de la cabaña...

Y tal como pensábamos a las 5.00 sonaba el despertador y nos sin demasiado esfuerzo, para nuestra sorpresa, nos levantamos, nos aseamos un poco y nos fuimos hasta la zona del Bright Angel Lodge para ver amanecer.

Llegamos justo cuando empezaba a despuntar el día, y no se si será porque el sitio no era el mejor o que, pero sin duda me quedo con el atardecer… ver amanecer me pareció más ¿descafeinado?

Amanece en el Gran Cañón

Desayunamos en el self service del Maswick, yo lo más parecido hasta ahora a una típico desayuno americano, pedazo sandwich que me metí entre pecho y espalda a las 7.00 de la mañana. En mi defensa diré que ya llevábamos 2 horas levantadas 😉

A las 7.00 de la mañana nada mejor que un buen sandwich de tortilla y jamón

Cuando íbamos a abandonar el parque, nos encontramos esta sorpresa a un lado de la carretera, y ahí que fuimos como locas a inmortalizar a los animalillos. Teníamos 3 horas por delante, otra vez, hasta llegar hasta Page, aunque esta vez con la obligación de hacerlo antes de las 11.30 para nuestro Tour por Antelope Canyon que ya habíamos reservado.

Saliendo del parque en esa dirección estás los miradores de Desert View, que probablemente, al menos para mi, tengan de las mejores vistas del Gran Cañón.

Vistas desde Desert View… de lo mejorcito que hay

Llegamos sin problemas a Page, y con tiempo de sobra para confirmar nuestra reserva y esperar un buen rato a que nos montaran en unos de esos cacharros en los que vas dando botes como una loca, pero como iban metiendo por grupos, nos quedamos junto con otros 4 italianos los últimos y nos llevo Marlin en un coche todo terreno cerrado.

Antelope Canyon… Wow!!

Aunque  los botes se dan igualmente, íbamos mejor por el tema de la arena. Del Tour por Antelope Canyon, solo puedo dejar que hablen las fotos en lugar de hacerlo yo, porque no se muy bien como expresar lo que la naturaleza es capaz de crear a su antojo.

Una de las mejores fotos del viaje!!

Eso si, Marlin, fue una guía estupenda, en todo momento pendiente de que hiciésemos las fotos aquí o allí, que no nos perdiéramos nada, y finalmente cogiéndome la cámara haciendo ella unas “fotazas” que ni en mil años haría yo 😀 Dejo que las imágenes hablen por si solas, Antelope Canyon es un sitio que me cautivó.

Marlin, nuestra guía, fue la caña

Por cierto, hiper-recomendable hacer el tour del mediodía porque cuando salíamos entraban los de las 13.00 y no era ni por asomo el mismo lugar que cuando entramos nosotras. Ya de vuelta a Page, y como hasta las 15.00 no nos dejaban hacer el check-in en el hotel buscamos un sitio para comer.

En el restaurante Fiesta Mexicana de Page

Íbamos a ir a un Grill enfrente del hotel ya que no nos apetecía mucho andar bajo el sol abrasador que hacía en esos momentos, pero al estar cerrado, bajamos un poco más la calle y entramos en un mejicano que tenía buena pinta, y ¡bendita suerte que tuvimos!, el sitio está genial. Buena comida, raciones enormes, muy buen servicio y ¡BARATÍSIMO! Fiesta Mexicana se llama el restaurante, y un montón de premios al mejor restaurante de Page adornaban sus paredes, ahora ya sabemos porqué.

Todo eso nos vamos a comer? Habra que...

Con la panza llena, muy llena fuimos hasta el hotel para vaguear un poco el resto de la tarde, era el primer descanso que nos tomábamos en lo que llevábamos de viaje ¡Hello, qué estamos de vacaciones!

Aprovechamos también para hacer la colada, subir algunas fotos al facebook, etc. Cenamos en la habitación después de ir a hacer compras al Wallmart de la ciudad, nos estamos empezando a hacer adictas a estos supers 🙂

Tarde de descanso y relax… como siempre, en la piscina

Ayer a la mañana, como no teníamos prisa en ir a ningún destino, nos lo tomamos con más calma, desayunamos, intentamos hablar un rato con la family, aunque la conexión iba tan mal que finalmente lo dejamos por imposible, y sobre las 10.15 estábamos entregando las llaves en recepción.

Horseshoe Bend… ¡qué pasada!

La primera parada del día, ya la más sufrida jeje, ha sido en Horseshoe Bend, a esas horas y con el sol que cascaba ya de lo lindo, bajar se ha hecho fácil, pero la subida ha sido infernal. Aunque merece infinitamente la pena por mucha paliza que nos haya parecido. Imprescindible llevarse bebidas para la vuelta y, también imprescindible, disfrutar durante un buen rato de las vistas 😉

Menudas vistas hay desde aquí...

La segunda parada ha sido en el Navajo National Monument, excusa perfecta para que la única que faltaba por coger el coche, se estrenara en la faceta. Según nos íbamos acercando nos ha llovido un poquillo, así que íbamos rezando porque esas nubes no se acercaran hasta Monument Valley.

Kaku conduciendo!!! Jar!!

Por suerte no ha sido así, y hemos podido disfrutar de la tierra de John Wayne y John Ford. Es un sitio en el que estás esperando que un indio aparezca en el horizonte, y luego otro, y otro y otro… jajaja Es tan típico de película…

Éste es el auténtico Far West

Me recordaba tanto a todas esas pelis que se tragaba mi padre que echaban por la tarde en la ETB-2… Hoy al parecer nos hemos levantado inspiradas en cuanto a poses se refiere por que el caminito, que por cierto el chiquitín se ha portado de lujo, ha estado plagado de grandes momentos fotográficos 😀

Haciendo el indio...

Incluso hemos hecho unas visitas a los “grandes almacenes” de allí, y algún regalillo ha caído en los puesto de los Navajos.

Hay como 3 millones de sitio fotografiables

Tras unas 2-3 horas, no se el tiempo que hemos estado allí, cambiamos el destino en el GPS y ponemos rumbo al San Juan Inn, en Mexican Hat, el hotel desde el que hoy escribo, pero antes de llegar, mientras conducía, mirando en uno de los espejo, he vivido una sensación brutal de… “juraría que yo conozco esto” y con razón… Era el lugar exacto donde se rodó la secuencia de Forrest Gump, cuando por fin se cansa de correr.

Forrest Gump dejó en este punto de correr, pero nosotras aún teníamos fuelle para rato

Con una imagen cinéfila más, hemos llegado hasta e hotel sin problemas, es la misma carretera todo el rato, y tras pasar el puente a la izquierda… ahí, o debería decir aquí? está.

La habitación está muy bien, amplia, con 3 camas, el baño limpio… vamos que recomendable 100% Esta vez hemos cenado en el restaurante que hay aquí mismo, que no se si pertenece al hotel, pero vamos que están pegados, bastante bien por una miseria, para variar, ah! por cierto, ya podrían aprender allí, además de traernos unas cocacolas enormes, aquí en casi todos los lados el primer refil, o rellenado de vaso, es gratis.

Hotel San Juan Inn

Siento que haya sido una etapa taaaaaan larga, pero es que como dependemos de como vaya Internet… pues eso. Aquí van un montón de fotos de todos estos increíbles sitios…

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Mañana vamos hacia Arches, un Parque Natural más, y otro sitio del que disfrutar.

Gastos de estos tres días:

  • Llenar depósito de gasolina –> 47,53$
  • Pase anual Parques Nacionales –> 80$
  • Cena en el Maswik Pizza Pub –> 31,42$
  • Desayuno en Maswik Lodge –> 24,75$
  • Comida en Fiesta Mexicana en Page –> 45,01$
  • Compras Wallmart –> 39,41$
  • Llenar depósito de gasolina –> 57,32$
  • Cena en San Juan Inn –> 27,77$
Anuncios

2 comentarios en “West Coast – Días 5, 6 y 7: El Gran Cañon I·M·P·R·E·S·I·O·N·A·N·T·E, Antelope Canyon E·S·P·E·C·T·A·C·U·L·A·R y Monument Valley C·I·N·É·F·I·L·O

  1. Que decir del Cañón, me faltan palabras para describir semejante lugar y como dices la gente es super amable y continuamente se ofrecen a hacerte fotos jeje

    Muchas de tus fotos las tengo igualitas 😀

    Que bendición las camas en los hoteles de USA, son una pasada jaja

    Saludos!!!!

    • Me pregunto que hacia la gente cuando no existían las cámaras digitales…. ¿?¿? Si en solo estos 3 días pude hacer tranquilamente unas 500 fotos… 😉

      Totalmente de acuerdo con las camas de los hoteles… para mi a veces es un infierno lo de dormir por ahí, sobre todo por el tema de la almohada, y excepto en una par de sitios que tuve que echar mano de la que robe del avión, dormí perfectamente

      Un saludo!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s