#Algarve – Días 3 y 4: Mucho sol y playas!!

Bueno, por aquí internet no es q vaya muy pa’llá, así que vamos a ir juntando etapas de dos en dos para abreviar un poco…

Nuestro primer día entero en el Algarve decidimos dedicarlo a Faro, que estaba relativamente cerca de nuestra casita. Faro es una ciudad bastante pequeña y en la que no hay mucho para ver, de hecho hasta la de la Oficina de Turismo, que no sabemos si es que no quería trabajar mucho, pero mis señalo el centro y dijo que lo poco que había para ver estaba allí :-/ Al lado de la misma Oficina de Turismo hay una puerta que da acceso al casco viejo… y por allí que nos metimos.

Acceso al casco viejo de Faro

Fuimos subiendo por una de las típicas calles empedradas (con mucho cuidado porque resbalan bastante) y llegamos hasta las puertas de la Catedral. Las construcciones religiosas de la región (después de haber visto unas cuantas ya parece que hablo como una experta) suelen ser de adobe blanco en su exterior, no como estamos acostumbrados a ver normalmente mazacotes de piedra a cada cual más “majestuoso”. De esta forma si no fuera por sus torres con campanas, que, esta vez sí, a veces son de piedra, podrían pasar por un edificio más del pueblo/ciudad.

La catedral, de paredes blancas, solo destaca su campanario de piedra

Seguimos caminando por Faro sin saber muy bien hacia dónde ir, nos íbamos guiando un poco por el mapa que nos había dado la chica, y otro poco por las señales que marcaban puntos de interés turístico… así fue como llegamos a un arco de los que formaban la antigua muralla y que aún sirve de entrada al centro histórico.

La muralla, vestigios del Faro medieval aún en pie

Un poco más allá estaba la propia muralla, de la que no se conserva mucho pero al menos han conseguido salvaguardar lo justo para hacernos una idea de cómo era…

La fuimos bordeando hasta dar con un paseo que iba bordeando el mar, hasta que nos topamos con el chiringuito de los ferrys que llevan a la Ihla do Farol, nos pareció un buen plan para la tarde, así que como aún nos quedaba tiempo para coger el siguiente fuimos a por las cosas al coche y nos montamos el picnic en plena calle…

Picnic callejero

De regalo unos heladitos en el bar que teníamos enfrente 😉

A las 15:00 salía nuestro barco y allí estábamos ya nosotras billete en mano esperando a que zarpara… el trayecto dura unos 49 minutos hasta la isla…

A punto de subirnos al barco…

La playa estaba muy bien, de fina arena blanca y el agua no estaba tan fría como otras en las que nos hemos bañado hasta ahora.
Hay que estar atentos a las horas de vuelta de los ferrys, nosotras fuimos a coger el de las 18:00 y ya había bastante cola, aunque llegamos con tiempo de sobra, creíamos que nos íbamos a quedar en tierra y todo… por surte entramos, pero si que hubo gente que tuvo que esperar al siguiente…

De ahí nos fuimos directamente a nuestra casita en Luz de Tavira, a darnos un chapuzón en la piscina y preparar la cena…

Gastos del día:

  • Billetes de ida/vuelta a Ilha do Farol –> 20€ (5€/pax)
  • Helados en Faro–> 5€

Al día siguiente decidimos ir a Albufeira, esperando que tuviera algo más para ver que Faro… y bueno casi casi tiene lo mismo, aunque se nos pasó la mañana de tienda en tienda 😉

Callejeando por Albufeira

Cuando llegamos a Albufeira, viendo el percal, decidimos meter el coche en un parking y así nos despreocupábamos de a qué hora nos íbamos de allí…

Subimos hasta el mirador que tiene unas vistas sobre la bahía impresionantes, eso sí, con el calor que pegaba a esas horas… la cuesta fue matadora, pero mereció mucho la pena.

Vistas sobre la playa…

Prácticamente al lado hay una bonita iglesia blanca… como no, hacemos la foto de rigor y seguimos callejeando. Bajamos hasta la playa, muy bonita entre los acantilado y con la ciudad sobre ella, por cierto que tienen ascensores y escaleras mecánicas para acceder hasta ella… menos mal porque si no… :-/

Había un montón de esculturas de arena para ver

Y empezamos a mirar tiendas… miles de ellas jajaja deambulando de aquí para allá viendo imanes, bolsos, sombreros, etc. hasta que se nos hizo la hora de comer.

En el Ganfrinus, nuestro Gambrinus portugués

La oferta es amplia y los precios están muy bien… nosotras nos decantamos por el Ganfrinus, que además tenía WiFi, y así nos poníamos al día. Cuando acabamos pagamos el parking cogimos el coche y pusimos en el Gps nuestro nuevo destino… la playa de Falesia.

La playa de Falesia es preciosa, merece mucho la pena acercarse hasta aquí

Es una playa preciosa, con esos muros de piedra roja que hacen contraste con la arena… pasamos un buen rato allí… no nos apetecía nada movernos, incluso hay quien se atrevió a probar la míticas “boooooooouiñas” que ofrecen en todas las playas 🙂 Sobre las 19:00 recogimos el campamento y buscamos un súper porque nos hacían falta algunas cosillas… ese día llegamos ya de noche a la casa, así que ni baño en la piscina ni nada 😦

Directamente a hacer la cena, un poco de parloteo y a dormir

Gastos del día:

  • Parking de Albufeira –> 4,20€
  • Comida en el Ganfrinus –> 31,50€
  • Granizados y agua en Falesia –> 14,50€
  • “Boooooooouiñas” –> 3€
  • Compras en el súper –> 16,45€
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s