#Praga 2013 – Día 1: Por las calles de Bohemia

Munich nos había encantado, y fue una grata sorpresa ya que no íbamos con ninguna expectativa, pero el plato fuerte del viaje era Praga y ¡por fin íbamos a recorrer sus calles!

Como cada vez que llegamos a un sitio nuevo, el primer día es de “reconocimiento del terreno” y qué mejor forma de hacerlo que con un free tour de New Prague Tours [página web], y como cada uno que hemos hecho en otras ciudades, nos requete-encantó.

Por fin estábamos en Praga!!

Por fin estábamos en Praga!!

El punto de encuentro es en la plaza de la Ciudad Vieja, la Staroměstské náměstí , y aquí empezamos a conocer la historia de la ciudad y muchas de sus anécdotas. En el centro de la plaza está el Monumento a Jan Hus, que encabezó un movimiento en el siglo XV un movimiento de reforma contra la Iglesia, promoviendo la libertad de culto, entre otras muchas y coherentes cosas… fue condenado a morir en la hoguera por herejía por mantener sus principios y sus ideas… sí, esta historia nos puede sonar mucho, vale casi para cualquier persona que durante cierta cantidad de siglos de la Edad Media fue en contra de la Iglesia.

Monumento a Jan Hus, el mismísimo Juan Pablo II pidió perdón por su ejecución

Monumento a Jan Hus, el mismísimo Juan Pablo II pidió perdón, en nombre de la Iglesia, por su ejecución

En fin, que me he levantado filosófica y me voy por lo cerros de Úbeda… Lo cierto es que en esta plaza se vivieron alguno de los hechos más tristes de la historia de la ciudad, ejecuciones por doquier, vamos… Presidiendo la plaza, las oscuras y bellas torres de Nuestra Señora de Tyn. Su nombre la describe a la perfección, “acorralada”, y es que la iglesia se encuentra rodeada por edificios y es casi una cuestión de acierto-error acceder a sus puertas. Igualmente, no nos cansamos de ver sus torres de cuento de hadas cada vez que pasamos por la plaza (que realmente a lo largo de los días fueron incontables)

Nuestra Señora del Tyn, creo que tengo una foto de ella de cada día del viaje

Nuestra Señora del Tyn, creo que tengo una foto de ella de cada día del viaje

En el lado contrario se encuentra el Reloj astronómico, en checo Staroměstský orloj, que no me voy a detener a describiros qué era todo lo que marcaba por que, la verdad, ni me acuerdo, ni tendría líneas suficientes 🙂 así de refilón os diré que marca las horas, como no, la posición del sol y la luna en el cielo, los meses del año, las horas del antiguo Imperio Bohemio… y además, cada hora, las figuras que lo rodean se ponen en movimiento.

Dice la leyenda, que los mandatarios de la época, cegaron al constructor para que no pudiera realizar ninguna copia y este reloj siguiera siendo único en el mundo; su ayudante, como venganza consiguió inutilizarlo, aunque se dejó una mano en el intento, y por si ya fuera poco, cuentan que cada vez que se para el reloj ha ocurrido una desgracia en la región.

La Torre del Reloj astronómico sigue alimentando las leyendas...

La Torre del Reloj astronómico sigue alimentando las leyendas…

Estuvimos frente a él un buen rato, solo en contarnos todo lo que marcaba ya se tarda lo suyo, y nuestro guía, Hugo, por cierto, creo que no se dejó nada en el tintero, y ya de paso pues vimos a sus figuritas moverse y “danzar” de aquí para allá.

Abandonamos definitivamente la plaza y vamos hasta la universidad más antigua del mundo, la Universidad Carolina, de hecho, fuimos a ver el pequeño trozo que se conserva de ella, un precioso mirador que, él solo, puede hacer las delicias de cualquier amante del gótico.

Un pequeño fragmento de la Historia que sigue en pie

Un pequeño fragmento de la Historia que sigue en pie

También pasamos frente al Teatro Estatal, Stavovské divadlo, con su inquietante figura de Il Commendatore, es un bello edificio de corte neoclásico en el que Mozart estrenó una de sus obras más afamadas, Don Giovanni.

Seguimos paseando a pesar de que comienza a nevar un poco, estamos en Praga, cuatro copos de nieve no nos iban a  detener… Así que nos acercamos a ver la Torre de la Pólvora, una de esas imágenes que tenía grabadas en mi memoria mucho antes de estar en Praga. De las 13 torres defensivas que formaban parte de las murallas de la ciudad, es la única que queda en pie, aunque ha sufrido diferentes remodelaciones y reconstrucciones, data originalmente del S.XIII. Un puente une esta oscura y medieval estructura con la Casa Municipal, de doradas fachadas, creando un contraste muy llamativo.

La Torre de la Pólvora, una imagen muy conocida de Praga

La Torre de la Pólvora, una imagen muy conocida de Praga

En una de éstas, como todos tenemos las naricillas congeladas, para resguardarnos un poco del frío, nos metemos en una parada de metro, que no recuerdo cual era, y ya de paso vemos los restos de la antigua muralla de la ciudad.

Praga es la ciudad natal de Franz Kafka

Praga es la ciudad natal de Franz Kafka

Pasamos por la plaza de Wenceslao de la que no tengo mucho que reseñar, a parte de que es enorme y nos dirigimos hacia el Gueto judío, el Josefov, tal vez uno de los que mejor han conservado su esencia. Sinagogas, el ayuntamiento, el cementaerio… caminar por su calles es un placer para una aficionada a la arquitectura como yo.

Acabamos el tour frente al Rudolfinum, un impresionante edificio neo-renacentista desde el que se tienen unas muy buenas vistas del río Moldava, Petrin y el castillo.

Mamotreto neo-renacentista, alias Rudolfinum

Mamotreto neo-renacentista, alias Rudolfinum

Para cuando acabamos ya era hora de comer, de hecho se puede decir que ya era algo tarde, y buscamos sin ponernos muy quisquillosas un sitio en el que calmar nuestros respectivos gusanillos. Cerca de la Plaza Vieja, encontramos el Pivnice U Kata, una cervecería de lo más auténtica, ni un solo turista, a esa hora creo que éramos las únicas que estábamos comiendo y las cervezas… mmmm qué decir de las cervezas! La comida, estuvo bien, sin más, pero merece mucho la pena adentrarse para tomarse una buena cerveza checa. Además, como os digo, no parece el típico reducto de turistas y eso que está pegadito a la plaza.

Sí, la cerveza checa también está de muerte!!

Sí, la cerveza checa también está de muerte!!

Dedicamos lo que nos quedaba de tarde a recorrer de nuevo muchos de los sitios que habíamos visitado a la mañana, pero esta vez con más calma, parándonos a hacer fotos, etc.

Y acabamos la tarde atravesando el Karlův most, o puente de Carlos IV, monarca al que debemos la mayoría de construcciones “interesantes” de la ciudad. Hacerte una foto en él sin que aparezcan otros 100 turistas es casi misión imposible… aunque, finalmente, nosotras acabamos consiguiendo alguna instantánea mágica.

Una vez que estábamos en “nuestro lado del río”, ya que nosotras nos alojábamos en Malá Strana, fuimos hasta el hotel y descansamos un poquito hasta la hora de cenar. Elegimos un restaurante que nos recomendó el guía, y al que agradecemos desde aquí el habernos comido el mejor codillo que hemos probado hasta ahora, al menos para mi…

Ay oma! Qué rico estaba el codillo!

Ay oma! Qué rico estaba el codillo!

U Medvídků, así se llama el restaurante, que de hecho pertenece a un hotel y que estaba bastante hasta arriba, sobre todo de gente que fue allí a ver el fútbol y beber cerveza. Un codillo y unas costillas asadas con patatas, acompañado de un par de cervezas fue lo que nos pedimos. Acabamos llenísimas, fue la comida que más cara pagamos estando en Praga y aún así al cambio nos pareció barato, pero es que hubiéramos pagado de mil amores unas cuantas coronas más después del festín que nos dimos. Must go si alguna vez pensáis ir a Praga, anotadlo, y por favor, pedid codillo!!

Gastos del día:

  • Billetes tranvía -> 128 Czk
  • Cafés/chocolates -> 318 Czk
  • Comida en Pivnice U Kata -> 481 Czk
  • Cena en U Medvídků -> 781 Czk
Anuncios

4 comentarios en “#Praga 2013 – Día 1: Por las calles de Bohemia

  1. Con esta entrada, me haces los dientes largos jajaja xD
    Praga es el destino pendiente de mi lista así que espero tus próximas entradas 🙂
    Un abrazo!

    Chelo
    Una estudiante por el mundo

    • Pues te diría que intentes ir en cuanto puedas… yo también era un destino que siempre estaba en mi wishlist y que por una razón o por otra nunca acaba yendo y ahora me pregunto porqué ¡¡¿porqué tarde tanto en ir?!! jajajaja

      😉

      Amaia

    • Pues es que esa mañana fue la única de las que estuvimos en Praga que hizo medio bueno, el cielo estaba brumoso y nos parecía que no íbamos a poder ver nada. Pero bueno, lo dejamos como esas cosas pendientes que siempre hay que dejar para tener excusa para volver a un lugar… aunque bueno, no es que Praga necesite excusa alguna

      😉

      Un saludo, Amaia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s