#Praga 2013 – Día 4: Bajo la nieve

Cuarto y último día en Praga. Nos levantamos sin ninguna prisa, apurando hasta última hora el desayuno, que por cierto no os había hablado de él hasta ahora, pero estaba muy bien, súper completo y con un poco de todo. Es de agradecer que los fines de semana el desayuno lo sirven hasta las 11:30… Well Done! y es que hay gente que en vacaciones no quiere madrugar y con algunos horarios de desayunos casi no te queda más remedio.

Total, que nosotras ya teníamos casi toda nuestra lista de must see de Praga tachada, así que el último día lo dejamos para ver ese par de cosillas que teníamos pendientes y hacer las compras de rigor de recuerdos, regalillos, etc.

Otra vez por aquí… aunque esta vez más blanquito todo...

Otra vez por aquí… aunque esta vez más blanquito todo…

Salimos a la calle y… Uoh! Estaba todo nevadísimo! Nos parapetamos tras nuestros gorros y bufandas y salimos a recorrer ese interminable manto blanco. Pasamos nuevamente por la Staroměstské náměstí, para despedirnos de ella, y eso… y ya de paso hacernos unas fotos como si fuéramos muñequitas de nieve. No es de coña cuando os digo que la gente pasaba hasta con los esquís por la plaza… 🙂

DSC04407 copia

Pues parece que va a nevar… tu qué piensas?

Pero no nos detuvimos mucho en ella, queríamos ver el barrio judío, que hasta entonces lo habíamos dejado de lado. Nuestra intención era comprar la entrada e ir visitando las diferentes sinagogas y el cementerio, a los que puedes acceder con una única entrada (bien cara por otra parte)

Pero claro, el día, y la calle, no estaba para muchos paseítos, así que fuimos directamente hacia el cementerio, que es sin duda una de las visitas imprescindibles que deben hacerse en Praga, hasta que… un segundo! pero si es sábado! Evidentemente todos los recintos judíos están cerrados los sábados… 😦  Os dejo una imagen para que veáis que no podéis perderoslo

Fuente: Wikipedia

Fuente: Wikipedia

En fin, eso pasa por no haberlo pensado antes, estábamos tan a gusto que no éramos conscientes de en qué día vivíamos… bueno nos quedamos con las ganas de verlo, y ésta si que es una de las cosas que me arrepiento de no haber podido visitar. Pero ¡qué le vamos a hacer!

Dimos media vuelta y volvimos a coger el tranvía para que nos dejara cerca del Tančící dům, la famosa casa danzante. Un edificio que levantó mucha controversia en su creación ya que no concordaba con el estilo Neorenacentista y Art Nouveau de los edificios que lo rodeaban, pero que al fin y a la postre se ha convertido en un símbolo más de la ciudad.

A pesar del tiempo Fred y Ginger seguían bailando

A pesar del tiempo Fred y Ginger seguían bailando

Una vez visto esto, y con la decepción de habernos perdido toda la parte del barrio judío, nos fuimos a gastarnos los dinerillos para ahogar las penas y esas cosas.

Decir que nevaba era casi un eufemismo, al menos para nosotras, que no estamos nada acostumbradas. Los termómetros marcaban la nada despreciable temperatura de -7º y allí estábamos yendo de una tienda a otra cual Julia Roberts, pero sin el glamour de Rodeo Drive, jejeje.

Vamos Julia! Que tenemos que seguir comprando!

Vamos Julia! Que tenemos que seguir comprando!

Cuando ya nos podíamos, o no teníamos que comprar nada más fuimos a comer a un restaurante cerca de nuestro hotel, el Einstein, una pizzeria en la que ambas nos pedimos unos platos de pasta, y, como no unas cervezas.

De aquí nos fuimos al hotel para hacer las maletas y de repente… OhOh! Me mandan un mensaje los de Lufthansa que nuestro vuelo ha sido cancelado y nosotras como WTF! Imaginaros… llama a Lufthansa, para ver como volvíamos, habíamos contratado ya un servicio de transporte [página web] para que nos llevara al aeropuerto, ya que nuestro vuelo salía muy pronto y no era plan de andar buscando un taxi a esas horas… en fin, fueron unas horas de relativa crisis existencial… finalmente, en vez de salir el vuelo a las 7 de la mañana sale al mediodía… pues ni tan mal, así no tenemos que madrugar.

Confirmamos con el servicio de transporte la hora definitiva y así tontamente nos dio la hora de cenar. No nos dio por buscar demasiado, la verdad. Volvimos a la pizzería Einstein que nos había encantado a las dos y cenamos unas pizzas, una ensalada y nuestras últimas cervezas… ¿cuántos litros llevábamos ya? Imposible calcularlo 😉

Aún quedaba tiempo para una última cerveza más

Aún quedaba tiempo para una última cerveza más

Al día siguiente, nos levantamos bastante tarde, fuimos a desayunar sobre las 11 o así, justo a última hora, en el hall del hotel había un ordenador y una impresora donde pudimos sacar nuestras nuevas tarjetas de embarque y esperamos a que vinieran a recogernos.

Nuestros días en Praga se habían acabado, pero nuestras memorias y las de nuestras cámaras estaban repletas de buenos recuerdos.

Gastos del día:

  • Tickets tranvía -> 64 Czk
  • Café/chocolate -> 145 Czk
  • Comida en el Einstein -> 415 Czk
  • Cena en el Einstein -> 360 Czk
  • Transfer al aeropuerto -> 480 Czk
Anuncios

4 comentarios en “#Praga 2013 – Día 4: Bajo la nieve

    • En verano aprovechas más los días pero hay algo que tienen estas ciudades que en invierno están preciosas, sobre todo bajo la nieve… es por lo que siempre me gusta dejarme unas pocas vacaciones para invierno…

      Lo de Lufthansa cuando vi el mensaje me quedé :-0 Y ahora qué hacemos? Pero bueno, al final nos vino hasta bien

      Un saludo, Amaia

    • Gracias Maria! Si hay un recuerdo que llevo grabado a fuego en mi mente de Praga, es el olor a nieve de ese último día, y ver todo bajo ese enorme manto blanco… me encantó!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s