#Selva Negra – Día 3: Colmar y por fin llegamos a #Alemania!!

Salimos de nuestra habitación todo lo rápido que se puede hacer un desalojo cuando vas cargado como una mula, nos hicimos los valientes, y como no nos apetecía hacer más de un viaje… Ale!! Todo a cuestas hasta el coche!!

Ponemos nuestro destino en el gps, y de vuelta a la carretera. Aunque estábamos relativamente cerca de Gengenbach, nuestra base en la Sleva Negra, no queríamos dejar pasar la oportunidad de visitar uno de los pueblos más bellos de Alsacia, Colmar.

Allá donde miras Colmar evoca recuerdos de otras épocas

Allá donde miras Colmar evoca recuerdos de otras épocas

Pasear por las calles de Colmar es como meterte de lleno en un cuento o transportare al instante unos 500 años atrás. Con un montón de edificio medievales para disfrutar, y sin saber por donde empezar, dejamos el coche en un parking que estaba al lado de la Oficina de turismo y fuimos allí a que nos dieran un mapa. Por cierto, aquí conocimos la existencia de los “discos de estacionamiento” que te permiten aparcar por tiempo limitado en algunos parkings, y que se compran en gasolineras, estancos, supermercados, etc. (una sola vez, súper importante) y se pueden usar en toda Europa. Nosotros como para aquel entonces éramos unos pardillos tuvimos que buscar un parking corriente y moliente… pero ya nos haríamos con uno de esos discos más adelante.

Total que visto el mapa, y como nos parecía que lo que realmente teníamos que ver no era muy grande, nos pusimos a caminar, lo que viene siendo siguiendo una secuencia lógica, o sea, empezamos por el nº 1 y fuimos ascendiendo… Qué originales, no?

Mayormente lo que hay que hacer en Colmar es pasear por sus calles, si que hay unos edificios must see que no deberías perderte, pero el ambiente, las tiendas, los millones de turistas que había ese día… bueno, eso también cuenta.

Inluso aunque estaba petadísimo de gente, encontramos un hueco para una foto de grupo

Inluso aunque estaba petadísimo de gente, encontramos un hueco para una buena foto de grupo

La colegiata de Saint Martin sobresales por encima de las pequeñas casas de colores y travesaños de madera. Con tejas vidriadas de diferentes colores formando dibujos en sus tejados, nos recordó a los de la Hospicerie que habíamos visto el día anterior, al parecer es una decoración muy típica de toda la zona de Alsacia.

Los bonitos tejados sobresalen por entre los bajos edificios que la circundan

Los bonitos tejados sobresalen por entre los bajos edificios que la circundan

Otra de las visitas obligatorias de la ciudad es la casa de Frédéric Auguste Bartholdi, y os preguntaréis… ¿Y quién es este señor? Pues es el famoso creador de Lady Liberty, la Estatua de la Libertad, que supongo que sí os sonará que fue un regalo de Francia a EEUU.

Estaban las señoras emperradas en que querían salir en la foto jeje

Estaban las señoras emperradas en que querían salir en la foto jeje

Para cuando vimos este par de cosas ya iba siendo hora de comer, así que buscamos un restaurante en el que nos satisficiera lo que nos ofrecía su carta y, pa’dentro!

Probamos las tarte FlambéeFlammkueche, tan típicas de la región de Alsacia, que nos pedimos diferentes para probar, y son como unas pizzas muy finitas con todo tipo de ingredientes. A parte nos pedimos una ensalda y un bol de una especie de pasta de patata con queso gratinado, que no me acuerdo como se llamaba… todo muy muy rico, vamos.

Una de nuestras Tarte Flambée

Una de nuestras Tarte Flambée

Salimos de comer, después de disfrutar de una buena música callejera mientras nos poníamos pancetillas, y seguimos recorriendo las calles de Colmar. Es una pena que la ciudad esté tan abarrotada en esta época del año, porque por momento te parece que vas avanzando junto a la marea de gente, en vez de ir a donde tú quieres ir, pero bueno…

Parece que nos seguían… aparecen en varias fotos del día

Parece que nos seguían… aparecen en varias fotos ese día

No sé qué más puedo deciros de Colmar, que es precioso, que merece mucho la pena acercarse allí y que tal vez nos quedamos con un poco de pena de no poder disfrutar más de la región de Alsacia… Así que la anotamos en nuestra wishlist de viajes y nos fuimos hacia el parking a coger el coche.

No encontrar ningún sitio para hacerte fotos con encanto es casi imposible

No encontrar ningún sitio para hacerte fotos con encanto es casi imposible

Al salir de la ciudad, al menos cogiendo nuestro camino que era dirección Alemania, uno puede sentir que ha entrado en una especie de distorsión espacio temporal y pensar que en vez de en Francia está en la Gran Manzana, ya que la visión de la Estatua de la Libertad que te encuentras en medio de una rotonda, es imposible que no te arranque una sonrisa… sobre todo si, como nosotras, has estado a los pies de la auténtica. Supongo que se puede parar por algún sitio para hacerle unas fotos… nosotros fuimos más valiente y nos dimos un par de vueltas a la rotonda para inmortalizarla desde todos los ángulos posibles 😉

Oh wait! Are we in New York?

Oh wait! Are we in New York?

Finalmente acabamos llegando a nuestro alojamiento en Gengenbach a media tarde. Habíamos quedado con Veronika y Peter en que llegaríamos entre las 17:00 y las 18:00 y clavamos el horario… estábamos allí para las 17:30 🙂

Aquí nos íbamos a alojar durante 6 días

Aquí nos íbamos a alojar durante 6 días

Qué podemos decir de nuestro alojamiento… Para empezar, que nos alojamos en la Haus Stolz [página web], que Veronika nos recibió de maravilla, nos contó casi todo lo que podríamos saber sobre la región, nos dejo mapas, folletos, etc. El apartamento estaba genial, súper espacioso, y todo muy nuevo y limpio, y además, como una gran plus, con nuestro alquiler nos entregó un “vale” que nos permitía entrar gratis a las piscinas del pueblo, podíamos utilizar ilimitadamente el tren que recorre circularmente la Selva Negra y nos hacían descuento en todas la entradas. Qué más se puede pedir?

Para nosotros nada más… Fuimos a hacer unas compras al Lidl que hay en Gengenbach, deshicimos la maleta, organizamos una colada, preparamos la cena, e incluso nos dio tiempo para ver una peli. Al día siguiente empezaba lo bueno!! La Schwarzwald nos esperaba!!

Gastos del día:

  • Llenar el depósito de gasolina -> 24,99€
  • Peajes -> 14€
  • Parking en Colmar -> 6€
  • Comida en La Pergola -> 64€
  • Compras en el Lidl -> 76€
  • Llenar el depósito de gasolina -> 54€
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s