#Suiza – Día 4: Lucerna y la lluvia

Esta va a ser, probablemente, la entrada más corta de todo el viaje. Y eso que nos esperaba una ciudad que teníamos muchas ganas de descubrir, Lucerna.

Pero es que el día, desde que nos levantamos estaba encapotado y gris, y aunque ya sabíamos que iba a hacer malo, de hecho elegimos una visita urbana precisamente por eso, no esperábamos que fuese a caer tal cantidad de agua. Pero bueno, no adelantemos acontecimientos y comencemos como debe ser, por el principio.

Como habíamos visto en la previsión del tiempo que íbamos a tener lluvias a lo largo del día, decidimos visitar lucerna y Berna, ya que pensamos que iríamos paseando viendo las ciudades y siempre podríamos ir resguardándonos entre arcadas, tejadillos, etc.

Comenzamos por Lucerna, ya que era la que estaba más alejada de la casa, al fin y al cabo Berna estaba a apenas 20-25 minutos, y como siempre preparamos la nevera con la comida. Para cuando llegamos allí llovía bastante, pero bueno, cogimos los paraguas y nos dirigimos hacia el famoso y bonito Kapellbrücke, el principal símbolo de la ciudad.

Kappelbrücke con la Wasserturm en medio, que se cree que fue construida antes que el puente

Kappelbrücke con la Wasserturm en medio, que se cree que fue construida antes que el puente

Ni siquiera la incesante lluvia desmerecía un poco su belleza, aunque seguro que bajo el sol del verano es más espectacular, con sus flores y su reflejo en el río Reuss. Es el puente de madera más antiguo de Europa que aún se conserva en pie, y en su techo están representadas a lo largo del mismo escenas de la historia de la ciudad.

Bueno, qué! Creéis que acabará lloviendo?

Bueno, qué! Creéis que acabará lloviendo?

En la Wasserturm, que a lo largo de la historia ha ido cambiando de función, ahora mismo hay una tienda de souvenirs, como no, y teniendo en cuenta que nos negábamos a abandonar la protección de la cubierta de puente y volver a caminar bajo la lluvia, nos dimos una vuelta por ella.

Finalmente salimos de nuevo a conocer un poco mas de la ciudad, empezando por la Hofkirche, dicen que una de las iglesias más bonitas de la ciudad, una de las pocas iglesias que se construyeron durante la guerra de los 30 años, lo cual le suma un alto valor arquitectónico.

Un raro ejemplo de arquitectura religiosa durante la Guerra de los 30 años

Un raro ejemplo de arquitectura religiosa durante la Guerra de los 30 años

Paseamos, con la que estaba cayendo es un decir, hasta la Weinmarkt, principal plaza de la ciudad, donde antiguamente se vendía vino, de ahí su nombre. Casas típicamente medievales la rodean, con sus fachadas pintadas, pero la que más llamó nuestra atención fue la Weinmarktpotheke, la farmacia más antigua de la ciudad y que lleva en pie desde 1530.

Pese a la lluvia siempre su puede encontrar belleza en los edificios bien conservados

Pese a la lluvia siempre su puede encontrar belleza en los edificios bien conservados

Fuimos a por el coche, que teníamos que mover ya que donde lo habíamos aparcado solo podíamos dejarlo durante 2 horas como máximo y buscamos la coordenadas del Löwendenkmal, o Monumento al León.

El Monumento del León moribundo, todo un símbolo de Lucerna

El Monumento del León moribundo, todo un símbolo de Lucerna

(llamado también el León moribundo de Lucerna o León herido de Lucerna) es una escultura labrada entre 1819 y 1821 por el escultor danés Bertel Thorvaldsen sobre una pared de roca de la ciudad de Lucerna en Suiza para conmemorar la muerte en 1792 de unos 700 mercenarios de la Guardia Suiza durante la Revolución francesa cuando defendían el asalto de los revolucionarios al Palacio de las Tullerías en París, Francia.

Fuente: Wikipedia

Para cuando acabamos de ver esto estábamos tan calados, teníamos agua hasta en los bolsillo, y no es una exageración, que fuimos buscar un centro comercial que habíamos visto a un lado de la autopista antes de entrar en la ciudad. Comimos allí lo que nos habíamos llevado preparado, y viendo que la cosa no amainaba, decidimos no luchar más contra los elementos, y retirarnos ya por ese día. Fue una tarde de “estar en casa” hacer un par de bizcochos, unos para nosotros y otro para nuestros anfitriones que nos habían dejado huevos de sus gallinas y planear como meter todo lo que nos quedaba por ver en los dos días que nos quedaban allí.

Gastos del día:

  • Parking Lucerna -> 3 CHF
  • Picoteo en centro comercial -> 9,95 CHF
  • Compras en el súper -> 23 CHF
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s