#Grecia 2015 – Días 3, 4 y 5: En los que nos perdemos entre las playas de Lefkada

Comenzábamos nuestra ruta por las islas. Nosotras nos decantamos por las Islas Jónicas, porque nos pillaban más a mano en nuestro recorrido y, sobre todo, porque están mucho menos masificadas que las Cícladas (y además éstas tienen mejor conexión para poder hacer una escapa puntual en algún otro momento).

Salimos después de desayunar y recoger todo hacia nuestra primera parada, Lefkada. Tras 3 horas y media de ruta en carretera, llegábamos a nuestro hotel en Nikiana, el Aliki Hotel. Esta isla está unida a la península por un largo puente, así que no es necesario coger un ferry para llegar a ella.

Lefkada y sus playas entre acantilados

Lefkada y sus playas entre montañas

Cuando llegamos al hotel nos llevamos un pequeño chasco… vaya, nosotras creíamos que habíamos reservado la habitación con vistas al mar y nos dan una que da al jardín. Se lo hacemos saber en recepción y nos aseguran que en nuestra reserva pone la habitación que nos han dado, pero como al día siguiente les quedará una habitación libre con vistas increíbles sobre el más Jónico nos cambian sin problemas. Ou yeah!

Las vistas desde nuestra habitación no podían ser mejores

Las vistas desde nuestra habitación no podían ser mejores

Ese primer día no nos dio tiempo a mucho más que disfrutar un rato de la piscina por la tarde y acercarnos hasta Nidri cuando casi estaba anocheciendo para dar una pequeña vuelta por el pueblo, comprar los tickets para el “crucero” que íbamos a hacer 2 días después por algunas de las playas de la isla y, ya de paso, comprar el ticket del ferry que nos llevaría a Kefalonia.

Nos acercamos al puerto de Nidri a comprar los tickets de los barcos

Nos acercamos al puerto de Nidri a comprar los tickets de los barcos

Cenamos en uno de los muchos restaurantes que dan al puerto, el Catamaran, lo elegimos un poco al azar y no nos defraudó. Primero probamos el pan de ajo (que lo servían como una especie de pizza), muy muy rico, y después yo elegí el gyros (muy típico de Grecia aunque aquí me lo sirvieron “deconstruido”) y Ana se decantó por carne estofada con patatas (no recuerdo muy bien qué tipo de carne era… ¿cordero?)

Descubriendo el gyros griego, aunque con un toque moderno

Descubriendo el gyros griego, aunque con un toque moderno

Con nuestros estómagos más que llenos, volvimos al hotel a descansar… Y así dábamos comienzo a nuestros días de sol, arena, mar y montaña.

Al día siguiente fuimos a la playa de Kathisma, habíamos pensado en movernos por alguna playa más ese mismo día, peeeeeeero qué queréis que os diga, allí descubrimos que se estaba de vicio. Cogimos unas hamaca en primera línea de playa (llegamos muy pronto, la verdad, pero es que el agua y el ambiente estaban ya para bañarse desde antes de las 10 de la mañana) y con sólo tomarte una consumición allí, puedes hacer uso de ellas todo el tiempo que quieras.

Nosotras nos tomamos un refrigerio según llegamos y cuando pensábamos en qué, hacer, si irnos a otra playa a comer o qué, pensamos: con lo a gustito que estamos aquí, ¿para qué? Así que pedimos algo para comer, un club sandwich con patatas fritas y una ensalada, ambos para compartir y nos quedamos la mar de agosto unas horas más.

Sol, arena, mar... y comida en primera línea de playa. Quién va a querer irse

Sol, arena, mar… y comida en primera línea de playa. Quién va a querer irse

Este día nos lo tomamos como de auténtico relax. Dándonos unos txombitos en esas aguas cristalinas de color turquesa, tumbándonos en las hamacas a leer y disfrutando del sol y el mar como si no hubiera un mañana… al fin y al cabo, estábamos de vacaciones, no?

A ver quién nos mueve de aquí...

A ver quién nos mueve de aquí…

Cuando abandonamos nuestras hamacas, ya las sentíamos como nuestras, aún nos dio tiempo a darnos otro chapuzón en la piscina del hotel. Cenamos en la terracita de nuestra habitación y nos fuimos a dormir, para coger fuerzas, que al día siguiente nos esperaba nuestra expedición en el Odysseia [WEB].

Y así comenzó nuestro día, después de desayunar nos acercamos hasta Nidri y dejamos el coche en unos de los parkings que hay cerca del puerto, y fuimos en busca de nuestro barco. Cuando ya estábamos todos a bordo, nos llevaron hacia nuestra primera parada, la cueva Papanikolis, donde nos dejaron bajarnos y nadar un rato en mar abierto (consejo: nosotras nos compramos unos escarpines tanto para las playas que muchas son de piedras/piedritas, como para esta excursión, subir y para directamente del barco se hace mucho más sencillo que si vas descalzo o con chanclas)

Me encanta navegar y dejarnos llevar por los vaivenes

Me encanta navegar y dejarnos llevar por los vaivenes del mar

Es una sensación increíble estar nadando en el interior y ver el fondo del mar en esas aguas tan cristalinas. Te dejan gafas de buceo y tubo para hacer snorkel, pero yo llevaba los míos desde casa, e incluso Ana acabó descubriendo que le encantaba meter la cabeza para descubrir los muchos peces que rondaban por allí.

Nadando, tirándonos desde la borda, y disfrutando en general del viaje en barco

Nadando, tirándonos desde la borda, y disfrutando en general del viaje en barco

Tras estar un buen rato allí, pusimos rumbo hacia Spartohori, un pequeño y pintoresco pueblo de la Meganissi Island, al que se accede subiendo sus escarpadas colinas (como en todas las islas jónicas) y en la que pudimos disfrutar de sus vistas, de una visita a una prensa donde producen el aceite de oliva los lugareños y a su pequeña iglesia.

Las vistas desde lo alto de la isla bien merecen la subidita

Las vistas desde lo alto de la isla bien merecen la subidita

Aquí te dan la opción de quedarte junto al barco si no quieres visitar estas cosas. Nosotras nos apuntamos a la visita y nos pareció la mar de interesante.

Tras subir y bajar sus cuestas y escaleras, volvimos a montarnos en el barco y entre bailes e incluso un abordaje (el espectáculo no para durante todo el viaje) nos llevaron a una playa para disfrutar de otro baño y nos prepararon una barbacoa para comer.

OPA!

OPA!

Carne a la brasa, el típico tzatziki, ensalada griega, queso feta… y puedes repetir hasta que te hartes de comer. Personalmente la ensalada griega y el tzatziki no son para mí, yo y mi odio al pepino no se llevan demasiado bien con la gastronomía griega, aunque la carne estaba muy rica, y de verdad que no te quedas con nada de hambre.

podríamos aficionarnos a esto, aunque desde luego podría pasar de tanto pepino

Podríamos aficionarnos a esto, aunque, desde luego, podría pasar de tanto pepino

Comimos super a gusto bajo una sombrilla y nos dio un par de chapuzones, es que el día, como cada uno de los que pasamos allí, invitaba a relajarse y dejarse llevar.

La última parada del día fue otra playita con encanto a la que sólo se puede acceder en barco. Volvimos a darnos unos chapuzones, hicimos snorkel, nos tumbamos un rato en la playa… en fin, lo típico a lo que ya nos estábamos acostumbrando.

Nuestro barco, el Odysseia

Nuestro barco, el Odysseia

Después de rodear la isla de Skorpios, que fue propiedad de los Onassis y ahora pertenece a alguna niña rica hija de un magnate ruso, lo siento pero no recuerdo a quien, aunque entiendo porqué alguien querría comprarse un paraíso así, pusimos rumbo de vuelta hacia Nidri.

Al llegar a puerto, nos despedimos de la tripulación, con muy buen sabor de boca, a nosotras nos encantó la experiencia, y tras hacer un par de compras y recoger el coche nos fuimos hasta el hotel, ya que, otra vez, teníamos que hacer las maletas para irnos hacia una nueva parada, esta vez, Kefalonia.

Estas vistas deben ser algo así como el paraíso

Estas vistas deben ser algo así como el paraíso

Nos habríamos quedado en Lefkada muchísimo tiempo más, de hecho aún no nos habíamos ido y ya la estábamos echando de menos. Cenamos de nuevo algo de picoteo en la terraza de la habitación y disfrutamos de sus vistas por última vez.

Gastos de estos Días

  • Compras CARREFOUR -> 6’63€
  • Parking Nidri -> 3€
  • Cena en Rte. CATAMARAN Nidri -> 22’90€
  • Tickets barco ODYSSEIA -> 80€
  • Tickets Ferry Vassiliki – Fiscardo -> 51€
  • Refrigerios Kathisma -> 5’50€
  • Comida Kathisma -> 18’50€
  • Compras LIDL -> 17’37€
  • Parking Nidri -> 4€
  • Bebidas en el ODYSSEIA -> 5’50€
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s