#Amsterdam 2015 – Día 6: Visitando pequeños pueblos con encanto

El último día que pasaríamos en tierras holandesas, y gracias a que la meteorología nos brindó un día sin precipitaciones, fuimos a visitar los pueblos de Marken, Edam y Volendam, ambos a las afueras de Amsterdam.

Pero antes de disfrutar de la calma y el encanto de estos pueblos, teníamos que coger el autobús que nos llevaría hasta allí. Estos autobuses salen desde la estación central, atravesando la estación de tren y subiendo a la segunda planta donde ya se ven los autobuses. En la taquilla además de venderte los tickets te dan un plano con todos los recorridos que hacen por la Waterland [WEB]. El ticket para poder moverte por esta zona en autobús cuesta 10€, un buen precio teniendo en cuenta que lo puedes usar durante 24 horas.

Pueblos que desbordan encanto a raudales

Pueblos que desbordan encanto a raudales

Nosotras decidimos empezar por Marken, un pequeño pueblo de pescadores con preciosas y coloridas casas de madera, construidas sobre una pequeña elevación para evitar que las inundaciones. Nos bajamos en una parada que te deja al lado de una tienda/fabrica de zuecos, que estaba pegada de turistas, pero nosotras preferimos pasar del “espectáculo” y fuimos dando un paseo hasta el muelle, y no nos cruzamos casi con nadie.

Esta sí que es un típica estampa holandesa

Un pequeño remanso de paz

Fue un pequeño lujo salir del ajetreo y gentío de Amsterdam y sumergirnos en este lugar tan tranquilo. Llegamos hasta el muelle donde hicimos tiempo ojeando una tienditas y tomándonos algo calentado mientras esperábamos al ferry.

Chocolate caliente con nubecitas... mmmm

Chocolate caliente con nubecitas, estilo IKEA… ¡móntalo tú mismo!

Decidimos coger el ferry hasta Volendam aunque no entraba dentro de nuestro pase, aprovechando que el día aunque con frío nos brindaba por fin cielos azules.

Disfrutando del frío y el aire marino

Disfrutando del frío y el aire marino

Volendam es también un pueblo pesquero, aunque más grande que el anterior y además este sí que tenía más gente. Aprovechamos que ya era hora de comer para mirar los menús que ofrecían los numerosos restaurantes que hay en frente al puerto y cuando vimos el De Vrijheid [WEB].

Otro pueblo de pescadores, con sus coloridas cosas

Otro pueblo de pescadores, con sus coloridos edificios

Saciadas y con las pilas cargadas, fuimos a pasear entre las muchas tiendas del pueblo. Poco a poco yendo hacia la parada de autobús que nos llevaría hasta la última etapa del día, Edam.

No dejes de probar sus muchas variantes de pescado rebozado

No dejes de probar sus muchas variantes de pescado rebozado

Edam es el lugar de origen de los quesos del mismo nombre (como no podía ser de otra forma) y de nuevo paseamos por sus calles sin apenas gente, y nos dejamos llevar por la calma del lugar. Trasteando un poco entre sus tiendas, dejándonos llevar entre sus canales…

Nos podríamos haber pasado horas entre sus canales

Nos podríamos haber pasado horas entre sus canales

De Edam, cogimos ya nuestro último autobús del día y volvimos hacia el hotel, que teníamos que hacer las maleas, ya que nuestra aventura por tierras holandesas tocaba a su fin.

Gastos del Día

  • Billetes autobús para todo el día -> 30€ (10 x 3pax)
  • Billetes ferry Marken – Volendam -> 21€ (7 x 3pax)
  • Comida en De Vrijheid -> 36,80€

#Amsterdam 2015 – Día 5: Delft y hacemos una visita a la joven de la perla

El penúltimo día de nuestro viaje, y con casi todo lo que teníamos que ver en Amsterdam visitado, cogimos un tren que nos llevo hasta Delft.

Por desgracia el día amaneció my gris, y nos llovió a ratos, lo que impidió que disfrutaremos más de este bonito lugar, que, sin duda, en primavera o verano recorrer sus calles será una delicia. Pero bueno, es lo que tiene viajar en febrero… y ni tan mal, que el tiempo se estaba portando bastante.

Delft, un sitio para recorrer con calma

Delft, un sitio para recorrer con calma

Total, que desde la estación fuimos recorriendo sus calles y cruzando canales hasta la Grote Mark, o plaza del mercado, y oh! sorpresa! había mercado. Así que nos dimos unas vueltecitas por él, no muchas que tampoco daba para tanto, y entramos en la Nieuwe Kerk, en la que se encuentran los mausoleos de los Orange. A nosotras nos interesaban más su altos muros góticos y escapar un poco de la lluvia, para qué os voy a engañar.

En la misma plaza está también el precioso edificio del ayuntamiento. A mi personalmente me encantaron sus líneas renacentistas, las contraventanas de ese intenso color rojo, los detalles dorados… En fin, he leído por ahí que merece mucho la pena la visita a su interior, que debe ser espectacular también, pero nosotras no pudimos porque estaba cerrado. Ala, ya tenemos la excusa para volver

Bello por fuera, y dice que también por dentro

Bello por fuera, y dice que también por dentro

El tiempo seguía indeciso, llovía un rato y al siguiente no, pero nosotras teníamos que ver un par de cosas más aún, así que seguimos con nuestro camino. A pocos metros de aquí está la Oude Kerk, que destaca por su altísima torre del reloj, pero más que por su altura, porque está muy inclinada. La torre de Pisa holandesa la llaman, así que os hacéis una idea de hasta qué punto tiene pinta de que un día de estos se vendrá abajo.

¡Ojo a la inclinación de la torre!

¡Ojo a la inclinación de la torre!

Teníamos un par de sitios apuntados para comer en Delft con muy buena pinta y viendo que de camino a la estación se encontraba el primero de nuestra lista, no nos lo pensamos. Se trataba del De Oude Jam [WEB], que resultó ser un total y completo acierto. Nos pedimos unas sopas, por eso de entrar en calor, que pensábamos acompañar con unos segundos, pero el camarero nos miró con cara de “no fipéis que no vais a ser capaces de comer tanto” y, tenía razón. Las sopas venían acompañadas con pan y embutidos y resultaron más que suficiente. Atención de 10, comida sobresaliente y súper barato. Un nuevo lugar que recomendar al 100%

Sopita... ¡rica y calentita!

Sopita… ¡rica y calentita!

Con el buen sabor de boca, literal, abandonamos Delft, pero antes de volver a Amsterdam, decidimos parar en Den Haag, o La Haya para que nos entendamos. Aquí yo tenía un único propósito, ir hasta la Maurithuis [WEB], galería que merece la pena visitar sobre todo por su dos obras más famosas: La lección de anatomía de Rembrandt y la Joven de la Perla de Vermeer. A nosotras como nos entraba con el pase de los museos, no nos lo pensamos (tal vez si tienes que pagar la entrada a parte, pues puedes valorar si te merece pagar la entrada)

Fuente: Wikipedia

Fuente: Wikipedia

Cuando salimos de aquí ya empezaba a llover con más fuerza, así que a pesar de que seguramente La Haya es una ciudad muy bonita para pasear, algo pudimos vislumbrar según íbamos yendo de la parada de autobús al museo, y del museo a la estación, estábamos cansadas y mojadas, así que nos fuimos para el hotel. Allí nos pedimos unas bebidas y unos aperitivos y fue nuestra cena por ese día ya que no nos apetecía volver a salir.

Gastos del Día

  • Billetes de tren Amsterdam – Delft – La Haya -> 72€ (24 x 3pax)
  • Comida en el De Oude Jam -> 27,50€
  • Bebidas y aperitivos en el bar del hotel -> 21,60€

#Amsterdam 2015 – Día 4: Últimos coletazos de la capital

Bueno, como ya teníamos casi todo visto, o al menos lo que considerábamos imprescindible de Amsterdam, y como, además el día ha amanecido muy gris, hemos decidido ir a algunos de los sitios que nos entraban con la Museumkaart y que si hubiese sido por falta de tiempo, los habríamos pasado por alto.

Empezamos yendo hasta la Bibliotheek, ya que el guía del free tour nos había dicho que desde su terraza había muy buenas vistas de la ciudad. Y probablemente es verdad, solo que estaba cerrada, hemos podido ver “más o menos” a lo que se refería gracias a unos ventanales que hay en un nivel inferior, pero nos hemos quedado un poco “con las ganas”.

Esto es lo único que conseguimos vislumbrar...

Esto es lo único que conseguimos vislumbrar…

De aquí, y por recomendación también del guía nos hemos acercado hasta el Het Scheepvaartmuseum [WEB], o lo que es lo mismo, pero más fácil, el museo marítimo.

La entrada al lugar es, cuanto menos, espectacular

La entrada al lugar es, cuanto menos, espectacular

Lo más interesante, al menos para mí, es en parte el edificio del propio museo, el atrio nada más acceder al museo es espectacular, y una réplica del navío Amsterdam, del siglo XVIII, que hace las delicias de los niños… y de los no tan niños XD

Hemos dado una vueltecita rápida, la verdad, por el interior del museo, y nos hemos sabido al navío a probar nuestras dotes como capitanas de un gran barco… me temo que no llegamos más que a grumetes, pero, al menos, lo hemos intentado.

En el fondo, disfrutamos como enanas

En el fondo, disfrutamos como enanas

Teníamos intención de comer relativamente pronto, porque habíamos reservado sitio en el Moeder’s a las 20:00, así que como queríamos ver un par de cosas del centro hemos probado suerte en el Hasta la Pasta, que tanto nos había gustado, pero tras pasar dos veces por ahí y que estuviera cerrado y como en ese momento estaba jarreando, la lluvia ha estado un poco presente hoy, nos hemos acabado metiendo en un Kentucky Fried Chicken (la parte positiva es que he podio estrenar mi paraguas de Van Gogh XD ).

Después de comer y ponernos al día con whatsapps y demás, nos hemos acercado hasta la Nieuwe Kerk, pero resulta que está cerrada hasta el día 27, así que tal vez lo intentemos de nuevo entonces, y de la misma nos hemos metido en el Koninklijk Paleis [WEB], o Palacio Real.

La primera sala a la que se accede habla por sí sola de la magnificencia del lugar

La primera sala a la que se accede habla por sí sola de la magnificencia del lugar

Es una visita bastante interesante si te sobra tiempo y tienes algún tipo de pase de museos, vamos que no descartaría otras cosas por ir aquí, ni mucho menos pagaría los 10€ de la entrada expresamente por esta visita. Pero, si como nosotras, tienes una horita libre y ya tienes “pagada” la entrada, es un buen lugar donde dejar tu tiempo.

¡Que aplicadas, con nuestra audioguía!

¡Que aplicadas, con nuestras audioguías!

A medida que la audioguía te va explicando la función de las salas que vas visitando, te vas enterando también de su historia, ya que habla de para que se utilizaban originalmente esos espacios, para que se utilizaron a posteriores, y para que se usan ahora. Así que no ha estado mal la visita.

Después hemos ido andando hasta la Oude Kerk, que como la Nieuwe, es un lugar de exposiciones, aunque he de decir que la que nos ha tocado visitar era cuanto menos… peculiar. Por lo demás el edificio me ha parecido precioso. Conserva la que está considerada como la mayor bóveda medieval de madera de Europa, vamos, una delicia para mis sentidos.

Una iglesia preciosa, con un arte peculiar en su interior

Una iglesia preciosa, con un arte peculiar en su interior

Por cierto, que buscando su entrada, hemos dado, por fin, con la famosa mano en el pecho, ya que habíamos pasado 2 veces por delante y al no acordarnos de que estaba ahí, hoy tampoco nos hemos acordado pero hemos tropezado, literalmente con ella, nos había pasado desapercibida.

Una escultura muy peculiar, en un sitio nada inocente

Una escultura muy peculiar, en un sitio nada inocente

Después de dar un par de vueltas por las tiendas, haciendo inventario mental de que cosillas de regalo podemos llevar, hemos decidido ir hasta el hotel a descansar un poco, antes de volver a salir a cenar.

Con nuestra reserva hecha nos hemos presentado en el Moeder’s [WEB], y tenemos que decir que no nos ha defraudado para nada. La sopa/crema de guisantes estaba espectacular, la de langosta, también deliciosa, para mi lo mejor de la cena han sido estos entrantes. Después los principales también muy ricos, aunque yo no haya acertad o con el mío, pero más que nada por tema de gustos personales.

La sopa de guisantes... ¡qué rica estaba la jodía!

La sopa de guisantes… ¡qué rica estaba la jodía!

Es muy difícil, casi imposible, encontrar algo de comida holandesa en Amsterdam, quién lo diría, y al menos aquí puedes probar un poco parte de su gastronomía. El lugar además, está plagado, pero plagadito, de fotos de madres, no quedan apenas centímetros en la paredes ni en las repisas para poner más marcos con fotos, lo que le da un toque muy original y “entrañable”

miles, millones de madres mirando que te acabes lo que había en el plato... como para dejar algo

miles, millones de madres mirando que te acabes lo que había en el plato… ¡como para dejar algo!

Al lado nuestro estaba la que hemos denominado, “la madre de Lidia Lozano” porque es que ¡era igualita a ella! jajaja

Gastos del Día:

  • Comida en el Kentucky Fried Chicken -> 25,35€
  • Cena en el Moeder’s -> 58,80€
  • Bebidas en el bar del hotel -> 7,80€

 

plane

#Amsterdam 2015 – Día 3: Entre museos anda el juego

Hoy ha sido un día dedicado a:

  • Ver museos
  • Comer
  • Descansar
  • Y volver a comer

Así que no se puede decir que vaya a ser una entrada llena de contenido. Hemos decidido no madrugar aunque nos habían dicho que en los museos se solían formar buenas colas y suelen estar a tope, pero bueno, con la experiencia anterior de la casa de Ana Frank… y como con la Museumkaart las colas nos las saltamos directamente, hemos ido hacia el Museo Van Gogh [WEB] sobre las 10:30 o así.

Dispuestas a deleitarnos con la visión de Van Gogh

Dispuestas a deleitarnos con la visión de Van Gogh

En este museo, obviamente, se recogen buena parte de las obras del afamado artista holandés, parte de su numerosa correspondencia (me encantan sus cartas a su hermano Theo) y algunas obras de sus amistades también.

No se pueden hacer fotos en buena parte de sus salas, en las más importantes diría yo, pero os dejo una sacada de internet para que os hagáis una idea, si es que acaso hace falta. El plato fuerte, para mí, es poder disfrutar del cuadro El dormitorio en Arles, una de sus obras más afamadas, y Los comedores de patatas, por la importancia que tuvo en su obra.

Una vez que nos hemos llenado los ojos, las retinas y el alma de arte de las vanguardias, hemos cambiado un poco de tercio yendo al Rijksmuseum [WEB]. Digamos que este museo recoge un sinfín de géneros y artes en un edificio que ya de por sí solo merece la pena visitar.

Eso sí, antes de entrar nos hemos inmortalizado con las famosas letras de Iamsterdam, aunque nos ha costado encontrar un poco de hueco con la de gente que había.

¡A tope de gente!

¡A tope de gente!

Puede que no destaque por muchas de las obras que alberga, la mayoría de ellas pasarían desapercibidas para la mayoría, pero, ¿qué queréis que os diga? Es un museo, de arte… a mi con eso ya me vale XD

EL Rijskmuseum es un edificio espectacular, quién pudiera tener una biblioteca así

EL Rijskmuseum es un edificio espectacular, quién pudiera tener una biblioteca así

Este sí que estaba más hasta arriba de gente, sobre todo cuando hemos entrado, luego hacia el mediodía, aproximándose la hora de comer, se ha ido vaciando un poco. Había 2 cuadros que acaparaban toda la atención. La lechera de Johannes Vermeer, y de Rembrandt… en estas 2 salas no cabía un turista/visitante más.

Había dos puntos pesados de gente, y el resto del museo estaba bastante más tranquilo

Había dos puntos pesados de gente, y el resto del museo estaba bastante más tranquilo

Hemos salido de aquí pasadas las 14:30 así que teníamos que ir directas a buscar un sitio para comer, y como andábamos más o menos por la zona, es un decir porque hemos tenido que coger el tranvía, pero realmente es lo más cerca que íbamos a estar del restaurante en cuestión, hemos ido hasta el Omelegg [WEB], a probar sus famosas tortillas.

¡Qué ricas estaban nuestras tortillas!

¡Qué ricas estaban nuestras tortillas!

Y sí, nos hemos convertido en unas enamoradas de lugar más. Están muy ricas, rellenas de sabrosos y frescos ingredientes y en su punto. Personalmente me he cogido una rellena de mozzarella, bacon y jamón… que ¡estaba de vicio!

Hemos salido de allí apenas 10 minutos antes de que echaran la persiana, y como llevábamos todo el día pateando los museos, y vamos muy bien de tiempo de las cosas que tenemos apuntadas para ver, hemos decidido ir al hotel a descansar un poco, para luego volver a salir a la tarde-noche y buscar un sitio para cenar.

La idea era ir a Moeder’s pero estaba a tope y ya no podían coger más mesas, así que dejamos hecha la reserva para volver mañana y hemos vuelto a intentarlo con el Café de Klos, que no pudimos probar antes de ayer, y esta vez sí que tenían un hueco para nosotras en la barra.

Nos pusimos hasta arriba y aún y así, sobro algo de comida

Nos pusimos hasta arriba y aún y así, sobro algo de comida

¡Menudas costillas! Son de las mejores que he comido en mi vida, jugosas y muy tiernas. Hemos cogido un par de costillas para compartir entre las 4, y al menos yo he sido incapaz de acabar mi parte. Además el sitio tiene un ambiente genial, buena música, y unos camareros súper amables y divertidos. ¡Otro sitio para recomendar!

Después de salir de allí, algunas con un par de cervezas de más (este viaje me estoy portando porque como ando medio dopada sólo le doy al agua), nos hemos retirado directamente al hotel a coger fuerzas para mañana seguir recorriendo Amsterdam.

Gastos del día:

  • Comida en el Omelegg -> 34,60€
  • Cena en el Café de Klos -> 49,50€

 

plane

#Amsterdam 2015 – Día 2: Entre casas y lugares ocultos

Hoy hemos decidido levantarnos un poquito antes para ver si conseguíamos entrar en la Casa de Atrás sin tener que hacer mucha cola. Se nos pasó hacer la reserva por internet, aunque al final casi ha sido mejor porque hemos decidido comprarnos la Museumkaart, que vale para casi todos los museos de holanda durante un año, que sí que no la vamos a dar tanto uso, pero valorando los sitios que queríamos visitar (teniendo en cuenta que la casa de Ana Frank y el Rijksmuseum no entran) ya lo amortizamos.

Total, que ayer nos planteamos madrugar para ir a ver a primera hora la casa de Ana Frank [WEB], y al final, como no dejamos de estar de vacaciones, dijimos: “Bah, nos levantamos a una hora decente y estamos allí sobre las 10:00 o así. Si vemos que hay mucha cola, ya lo intentaremos otro día yendo antes”

 

Escultura de Ana Frank a los pies de la iglesia de la que nos habla en su diario

Escultura de Ana Frank a los pies de la iglesia de la que nos habla en su diario

Y eso es lo que hemos hecho, después de un buen desayuno, que por cierto, el buffet del hotel es espectacular, estábamos sobre las diez y algo en el lugar y había un poco de cola, una media hora más o menos, así que hemos decidido quedarnos. El sitio está preparado para lo que se suele montar allí siempre porque tiene WiFi para hacerte más amena la espera.

Con la Casa de atrás de fondo

Con la Casa de atrás de fondo

No sé lo que se espera la gente al ir a este sitio, porque he leído muchos comentarios de que es una decepción y que no merece la pena. Personalmente, a mi me ha gustado. Tal vez por que soy una apasionada de la historia de la II Guerra Mundial (dicho así suena un poco heavy XD ) y, como no podía ser de otra forma, me leí hace tiempo El diario de Ana Frank, pero para mi es un lugar que ha merecido la pena visitar.

Cuando hemos salido de la Casa de Atrás, la cola triplicaba a la que nos hemos encontrado nosotras, así que, moraleja: al menos en febrero no hace falta madrugar mucho, pero tampoco vayas más tarde de las 10 que si no te comes una cola del copón.

La Noorderkerk y e mercadillo a sus pies

La Noorderkerk y e mercadillo a sus pies

Siguiendo uno de los itinerarios de nuestra guía, aunque al revés porque somos así de enrevesadas, hemos llegado hasta la Noorderkerk, diseñada por el arquitecto estrella Amsterdam, Hendrick de Keyser. Que para ser una iglesia católica, no tiene ni nave, ni crucero, ni altar… vamos una rareza en toda regla. A sus pies nos hemos encontrado un mercadillo con puestos de todo tipo, y lo que es más importante, el afamado Winkel 43 [WEB].

Descubriendo que me puede gustar la tarta de manzana... al menos ésta

Descubriendo que me puede gustar la tarta de manzana… al menos ésta

Y como somos muy de allá donde fueres haz lo que vieres, nos hemos unido a la cola de la puerta y nos hemos preparado para probar su famosísima tarta de manzana.  Que conste que no nunca me ha gustado la tarta de manzana, al menos no la que he probado por ahí, pero es que está estaba… OMG!!! Espectácular!!! Henos pedido solo una porción para la tres, en plan amaiketako, porque son enormes y no era plan de luego no comer, pero, vamos, recomiendo visitar el lugar sí o sí. Además que de precio también esta muy, pero que muy bien.

Con las pilas más que recargadas, hemos seguido el itinerario de marcado, que nos ha llevado hasta  Stationsplein, pensábamos entrar a ver la estación, pero como tenemos que ir otro día, lo hemos dejado como deberes pendientes. Aunque como no creíamos que fuéramos a encontrar mejores vistas de la Sint-Nicolaaskerk hemos aprovechado para inmortalizarnos con ella.

Vistas desde el otro lado del canal

Vistas desde el otro lado del canal

De aquí, cogiendo un tranvía, nos hemos movido en busca del Beginhof, que se construyó en el siglo XVII para dar refugio a las beginas, un grupo de mujeres solteras que vivieron como una comunidad religiosa, pero sin llegar a ordenarse como monjas.  Es un lugar precioso y tranquilo, imagino que n muy encontrado y frecuentado por turistas, a menos que o busques expresamente y eso siempre se agradece.

Después de dejarnos llevar un poco por ese remanso de paz, hemos vuelto al bullicio de Amsterdam con la “obligación” de encontrar un sitio para comer. La idea era probar las hamburguesas de Lombardo’s, pero entre que había un poco de cola, y no teníamos ni sitio fuera para degustarlas, hemos preferido dejarlo para otra ocasión, a ver si se tercia. Finalmente hemos acabado en un Wok to Walk [WEB], que había visto recomendado en algunos foros, y para una comida rápida y a buen precio, está muy bien.

Raciones enormes y ricas y a buen precio...

Raciones enormes y ricas y a buen precio…

Siguiente punto en el orden del día, pues como iba de casas, nos hemos movido hasta la de Rembrandthuis [WEB] uno de los museos que más he disfrutado en mi vida (lo cual es mucho decir en mi caso) y eso que no he podido hacer, por horario, uno de los workshops de pintura que ofertan gratuitamente. Eso sí, me llevo apuntados los horarios y voy a intentarlo algún otro día 😉

Además nos han hecho una muestra de como se hacían los grabados de la época, y me ha parecido que todo está como muy cuidado y hecho como con mucho cariño… no sé como explicarlo pero vamos, recomendable 100%.

Taller de grabado

Taller de grabado

Para cuando hemos salido de aquí, eran ya casi las 18:00 así que dando un paseíllo hemos ido hasta la plaza Dam, mirando tiendas y demás. Nos hemos tomado algo en un Starbucks, hasta ahora no habíamos pecado, y tras coger comida para llevar al hotel en el McDonalds que había al lado (unas ensaladas, básicamente) nos hemos retirado a nuestros aposentos.

xxx

Junto al Nieuwmarkt

Mañana toca otra vez día de museos.

Gastos del día:

  • Museumkaarts -> 179,70€ (59,9 x 3pax)
  • Amaiketako en el Winkel 43 -> 8,20€
  • Comida en el Wok to Walk -> 29,70€
  • Tentempie en el Starbucks -> 11,45€
  • Cena del Mc Donald’s -> 20,90€

 

plane

#Amsterdam 2015 – Día 1 y medio – Empezando a conocer la ciudad…

Bueno, ya estamos en Amsterdam, y aunque apenas hemos estado un día entero y un poquito más nos va gustando lo que vemos.

Después del vuelo con KLM, de los que no puedo decir nada malo, ya que fueron super puntuales, nos cambiaron a la fila de la salida de emergencia, por lo que tuvimos más espacio y además sirvieron hasta un tentempié; ayer no dio tiempo para mucho más que encontrar el hotel, nos costó lo suyo dar con el Golden Tulip Amsterdam West, al final si hubiéramos cogido el tranvía, 2 paradas desde la estación nos separaban de nuestro destino, habríamos acabado antes… pero como ponía que estaba cerca andando, nos hicimos las valientes, y acabamos dando un par de vuelta.

Además de celebrar mi cumple (como ya viene siendo tradición en una nueva ciudad, y un nuevo país cada año) por todo lo alto… Elegí el Tales & Spirits [WEB] porque vi que era un sitio así con ambiente, especialista en combinados, etc..

Brindando por mí... esto se está convirtiendo en tradición!!

Brindando por mí… esto se está convirtiendo en tradición!!

Los coktails estaban de vicio, y eso que el mío era sin alcohol, porque maldita casualidad, ayer me levanté con la garganta fatal y bastante afónica (hoy directamente no podía ni hablar), pero la comida, aunque buena, era escasa… ¡escasísima! Es más un bar de picoteo, que un sitio para CENAR.

Uno de los platines escogidos

Uno de los platines escogidos

Hoy nos hemos apuntado a un free tour de los que recorren y te muestran los puntos más importantes de la ciudad. Nuestro guía, Curro, de la “empresa” 360 Amsterdam [WEB], nos ha llevado a lo largo de las calles de Amsterdam, mientras íbamos recorriendo su historia.

Éramos unos cuántos...

Éramos unos cuántos…

Al acabar, y bendita casualidad y suerte hemos tenido, hemos encontrado un restaurante italiano, muy bueno y MEGA BARATO. Sopita (que ha entrado de vicio) y pasta para cada una, a cada cual más buena… bueno, si tengo que elegir, me quedaría con la sopa de tomate…. Mmmmmmmm

Sopita rica!!

Sopita rica!!

Hasta la Pasta [FACEBOOK] se llama el lugar, y nos ha gustado tanto que ya lo tenemos marcado como sitio a repetir en próximos días… relación calidad-precio por las nubes… ¡y subiendo!

Un sitio enano, con una calidad ENORME

Un sitio enano, con una calidad ENORME

Y como yo estaba de aquella manera, y a mis dos acompañantes también les estaba haciendo mella el cansancio, nos hemos venido al hotel a descansar un rato, para luego volver a dar una vuelta por el centro a la noche.

De vuelta en la plaza Damm, esta vez de noche

De vuelta en la plaza Damm, esta vez de noche

Hemos caminado un poco sin rumbo fijo, pasando por algunos de los sitios por donde habíamos estado a la mañana, viendo un poco el ambiente del barrio rojo y, la verdad, poco más.

Teníamos apuntados unos cuantos restaurantes como posibles candidatos, y en principio, queríamos ir al Café de Klos, pero cuando hemos llegado teníamos como una hora de espera, y para que no se nos hiciera tarde, hemos decidido, dejar éste para otro día e r en busca de otra opción que nos cuadrara más. El elegido, otra vez bendita casualidad y bendita suerte, el Snappers [WEB].

¡Ven paca que nos vamos a poner finas!

¡Ven pa’ca que nos vamos a poner finas!

Yo he vuelto a cogerme una sopita, es lo que me pide el cuerpo (y sobre todo la garganta) pero he picoteado de las costillas a la barbacoa, tremendamente buenas, y las altas de pollo, ni fu ni fa, que han pedido Ana y Marian. Cuando hemos visto salir una de las hamburguesas que sirven ha sido como… Sí, aquí también tenemos que repetir… ¡yo me tengo que comer una de esas!

Otra sopa que estaba de vicio... no soy yo muy amiga de Mafalda, no

Otra sopa que estaba de vicio… no soy yo muy amiga de Mafalda, no

Y hasta aquí lo vivido en este apenas día y un tercio que llevamos en Amsterdam… mañana, como parece que amenaza lluvia será día de museos… Intentaré seguir informando pero no prometo nada porque ya sabéis como soy XD

Gastos del día (y medio)

  • Tentempié en el aeropuerto -> 5,30€
  • Tren aeropuerto Schipol – hotel Golden Tulip -> 15,80€ (por pagar con Mastercard comisión de 0,30€)
  • Taxi hotel – restaurante (porque íbamos fatal de tiempo) -> 14,65€
  • Cena en Tales & Spirits -> 66,50€
  • Tickets tranvía 1 hora -> 7,20€ (2,40 x 3pax)
  • Tickets transporte 4 días -> 63€ (21 x 3pax)
  • Comida en Hasta la Pasta -> 33,50€
  • Cena en Snappers -> 33,60€

plane