Comer en Nueva York – Jackson Hole®

Hace tiempo que no escribía una “crítica culinaria” de las mías, así que allá vamos con uno de los sitio que recomiendo visitar si paséis por las calles de la Gran Manzana. Lo cierto es que es un tanto curioso que haga precisamente la entrada hablando de una cadena de hamburguesas, teniendo en cuenta que no he vuelto a probar una desde que volvimos de nuestro viaje por la Costa Oeste. Digamos que me hallo en medio de una cura de desintoxicación 😉 No, en serio, de momento no me llama nada comerme una hamburguesa, para mí, que supere el cupo estando por allí.

Pero bueno, a lo que íbamos… Pues bien se trata de una cadena que, creo, solo hay en Nueva York y que sirve unas hamburguesas enormemente enormes… de 7 onzas, que vienen a ser unos 200 gr.

En nuestro caso estuvimos dos veces en el mismo local, el que se encuentra en 517 Columbus Avenue & 85th Street, pero hay unos 7 locales más repartidos por toda la ciudad, en su página web podéis ver dónde se encuentran exactamente.

Hay varios por toda la ciudad, este está bien situado si vais a Harlem o al Natural History Museum

Yo ya había leído muchas críticas a favor y en contra de estos restaurantes, y he de decir que iba con un poco de miedo o incertidumbre con como las harían, porque a mi me gusta la carne super-hecha, y claro con el grosor que tiene sus hamburguesas, me temía que por el centro estuvieran poco, o nada, hechas… y he de decir que si la pides well done, o well done pero very very, como hicimos nosotras, están a la perfección.

Hamburguesas con jamón, queso, cebolla y bacon; acompañada de aros de cebolla

Suelen hacerlas sobre la plancha dentro de una especie de bol que hacen que el calor se reparta bien por toda la carne, y aunque a mucha gente le parece que están un poco secas o sosas, a nosotros no nos lo parecio… de hecho nos gustó tanto el sitio que el último día decidimos volver hasta allí para repetir.

Bueno, yo además, mis super-hamburguesas me las pedí con aros de cebolla, puedes elegir entre esto o patatas fritas, y yo pensando que me sacarían un par de aros y tal para acompañar… pues juzgad las imágenes. Claramente no pude acabar ni con la hamburguesa ni con los aros, y eso que estaban riquísimos, pero es que no había manera humana de comerse todo eso…

El pollo también estaba muy rico, pero... y la ensalada para acompañar?

Hubo quien en vez de hamburguesa se pidió pollo, estilo Kentucky, con patatas y ensalada… pues bien las ensaladas eran de tal tamaño que las pusimos en plan para compartir entre todo y tampoco nos las acabamos. Es que allí es todo a lo grande, haciendo memoria, creo que en muy pocos sitios hemos sido capaces de acabarnos todo lo que pedíamos, y aún así nunca aprendemos, seguíamos pidiendo más y más comida… hay que ver como somos a veces!

Pues somo tal que un día nos pedimos hasta postre… esta vez sí para compartir, un par de tartas de chocolate y una de zanahoria, también riquísimas… el camarero flipaba con nosotros, nos miraba como ¿y ahora se van a pedir un postre? Pues si, qué pasa, que somos de Bilbao! 😀

Tarta de zanahoria, muy rica!

Bueno, como siempre para acabar, os dejo una página web de opiniones para que comparéis, esta vez no he encotrado críticas en tripadvisor ¿?¿? así que os dejo el link a Citysearch… espero que si algún día vais a Nueva York, paséis por uno de estos restaurantes y os guste tanto como a mi.

Anuncios

Comer en Nueva York – Gray’s Papaya

Seguimos con mis crónicas culinarias, y vamos en este caso con otro must go de Nueva York.

Ya lo decían en las películas Solo los tontos se enamoran y El plan B, y también en las series Everwood y Sexo en Nueva York, si quieres probar los mejores perritos de la Gran Manzana tienes que ir a un Gray’s Papaya.  Nosotros basándonos en esas críticas cinematográficas y televisivas nos acercamos hasta uno de ellos para un amaiketako, o sea, para matar el gusanillo antes de la comida, y los 6 que los probamos damos buena fe de que estaban buenísimos.

El Grays Papaya de Broadway St.

En nuestro caso estuvimos en el de la calle Broadway, situado en el nº 2090. Cerca del Museo de Historia Natural y los edificios Dakota y Central Park, por lo que pilla relativamente de paso como para hacer el esfuerzo de apartarte un poco del camino turístico y probar sus famosos perritos. También hay dos locales más, unos cerca de Washington Square y otro bastante cerca del Madison Square Garden.

Posición del que visitamos nosotros

Por 2,50$ te sirven un perrito con todo, incluida una salsa encebollada la mar de rica, y un refresco, y por un dólar más otro perrito… lo que viene siendo súper barato, por ese precio aunque nos hubieran dado solo un churrusquito de pan y una minisalchicha compensaba 😉

El perrito estrella

Para mi como más ricos están, son simplemente con la salsa esa que os he comentado, además tiene un cierto toque picantillo que mmmm, deliciosa. Obviamente además puedes acompañarlos con ketchup, mostaza, etc. cada uno/a como lo prefiera. Lo que si no puedes dejar de hacer es acercarte a un local y al menos pedirte un perrito, porque y lo cool que vas a quedar cuando veas una de las citadas películas o series y digan esos del Gray’s Papaya y tu puedas asegurar que así es… que son los mejores perritos de Nueva York… al menos los que yo he probado jeje

Mmmmmm rico-rico

Os dejo también las críticas de tripadvisor que no parecen muy alagüeñas, ya que apenas se encuentra en el puesto nº 1458, pero, qué queréis que os diga, por mi parte escalaría unas cuantas posiciones ya mismo…

Comer en Bruselas – Le Funambule

Estoy un poco vagoneta con esto de ir escribiendo entradas en el blog, pero bueno, aprovechando y ya de paso agradeciendo que la Oficina de turismo de Bélgica ha decidido seguirme en twitter, pues me propongo dedicar unas cuantas entradas a este genial país que nos acogió en nuestras vacaciones de verano de 2009.

Mmmmm. volvería solo por comerme un gofre

Comenzaré este mini-ciclo con un sitio al que no podéis dejar de ir si visitáis la capital belga, y en el que podéis disfrutar de los mejores gofres del mundo, al menos para mi lo fueron y lo siguen siendo, claro. No en balde, Bélgica es el país natal de tan insigne y delicioso postre,aunque existen unas cuantas variedades en otros tantos lugares.

El lugar en cuestión es Le Funambule, un puesto callejero que se encuentra en la misma calle que va de camino de la Grote Markt hacia el Manneken Pis, de hecho está a solo dos pasos de este último. Nosotros de los tres días que pasamos en Bruselas, estuvimos dos días por allí, y es que esos gofres son una auténtica delicia.

Posición de Le Funambule, al lado del Manneken Pis

Los hay con casi todos los complementos que te puedas imaginar, con frutas como fresas, plátanos, etc. con nata, caramelo, chocolate, el helado que quieras…. Vamos, que es complicado que no encuentres el que más te guste. Respecto al precio, pues nosotros pagamos entre 2,5 y 3 € por cada uno, lo que a mi me parece baratísimo, ya que ni aquí los encuentras por ese precio y encima ni mucho menos acompañados de fruta fresca y demás…

Con casi todas las combinaciones posibles...

Por último os dejo unas opiniones de minube, ya que de tripadvisor como siempre suelo hacer, no hay. Y lo dicho si pasáis alguna vez a hacer una visita al niño meón, no se os ocurra no parar a compraros un delicioso waffle.

Comer en Nueva York – Ellen’s Stardust Diner

Hoy os voy a hablar de otro restaurante de Nueva York, el Ellen’s Stardust Diner. Fue nuestra primera opción cuando llegamos a Nueva York, ya que cenamos en el la primera noche. Yo había leído mucho sobre él en foros y obviamente no podía perderme una experiencia así, jejeje, además coincidió que era el día de mi cumpleaños, el más largo de mi vida, por cierto, ya que duró unas 30 horas 😉

Se encuentra en el 1650 de la calle Broadway, muy cerca de Times Square, así que genialmente posicionado para hacerle por lo menos una visita. Ya que, al menos nosotros, pasamos unas mil veces por allí, no hubo un solo día en el que no atravesamos esas luminosas calles. ¿Qué tendrán que nos atraen tanto?

Posición del Ellen's Stardust Diner, cerca de Times Square

El punto fuerte de este restaurante no es su comida, que podríamos catalogar, como típicamente americana, con platos de pollo, carne a la barbacoa, hamburguesas, bocadillos, etc. La verdadera escusa para atravesar sus puertas es el espectáculo, ambientado en un bar de los años 50 y con sus camareros vestidos para la ocasión, amenizando la velada con un montón de canciones, nuevas y antiguas. Si pisas por primera vez el país, como era nuestro caso, y buscas una experiencia 100% friki-americana, pues yo no me imagino un lugar mejor al que ir. Sobre todo si tenéis la suerte de que, justo, canten las míticas canciones de Grease 😉 Aquí tenéis un video para que os hagáis una idea

Respecto a la comida estaba buena, aunque no es que fuese, ni mucho menos, de lo mejor que comimos, pero no estaba mal. En mi caso me pedí una especie de bocadillo de pollo empanado, acompañado de patatas fritas, como no podía ser de otra manera. Hay quien se pidió hamburguesas y también pollo asado.

Sandwich de pollo

Después, de postre compartimos unas tartas y yo me pedí un batido, mmmm esto si que estaba de muerte, que también fue para compartir, porque como viene siendo costumbre, te sirven tu vaso y además te dejan donde lo han preparado para que vayas rellenando.

Hamburguesa con champiñones

La cena nos salió a los 6 por unos 160$, no recuerdo el precio exacto, pero se que rondó esa cifra. El sitio más caro de todo el viaje, pero que nos mereció mucho la pena, solo por haber estado allí, comiendo oyendo música en directo, viviendo el ambiente…

Como siempre os dejo las críticas del restaurante en tripadvisor que ahora mismo ocupa el puesto nº 453, no es un puesto muy esperanzador, pero nosotros lo recomendamos totalmente, si vais a Nueva York ¡no os lo perdáis!